Tropicfeel, la marca española de moda técnica, decidida a dejar huella en el planeta tras cerrar 2023 con récord de ventas


Es indiscutible: viajamos más que nunca. Y España es el mejor ejemplo.

Los aeropuertos españoles transportaron en 2023 una cifra de pasajeros récord: más de 283 millones, por encima de los datos del pasado año y de los niveles prepandemia, según los números remitidos por Aena.

Tan incontestable es el peso del turismo en la economía española, como el impacto que tiene en el medioambiente: en 2019, esta actividad económica emitió 665 millones de toneladas de CO₂ a la atmósfera, según la Organización Mundial del Turismo

Una disonancia que no quiere ignorar la catalana Tropicfeel, centrada en la moda técnica. Porque sí, la compañía ya ha puesto los cimientos de un negocio millonario, pero no quiere llegar a ese punto obviando su compromiso de crear un planeta en el que valga la pena viajar.

Bajo la premisa de equipar viajeros de arriba a abajo, la empresa acaba de cerrar su mejor año: 27 millones de euros de facturación en 2023, lo que implica un aumento del 23% frente a los 22 millones con los que acabó el pasado año. 

Un hito logrado tras vender más de 350.000 productos y posicionarse en mercados clave, lo que supone la señal inequívoca de que la aventura solo acaba de empezar. 

Nude Project afianza su universo con unas ventas de 26 millones de euros en 2023: así es el templo de la moda de la generación Z

Una empresa gestada en un viaje

Como no podía ser de otra manera, Tropicfeel se gestó en un viaje. Alberto Espinós (fundador y CEO) se encontraba en 2017 recorriendo el sudeste asiático junto a un grupo de amigos. En plena aventura, el empresario reparó en un detalle que lo cambiaría todo: “Observé que cada uno de nosotros llevaba un tipo diferente de calzado y que ninguno estaba satisfecho”.

La necesidad de crear unas zapatillas todoterreno para los viajeros fue el germen de todo. La idea y su afán por llevarla a cabo cambiaron por completo su vida: Espinós dejó su puesto de trabajo y comenzó a investigar la industria del calzado y el textil.

El emprendedor llegó a su propio destino: “Encontré a la persona adecuada para asociarme y comenzar a gestar el producto que tenía en mente: unas zapatillas versátiles y resistentes, diseñadas para satisfacer las demandas de los viajeros modernos”. 

Alberto Espinós, fundador y CEO de Tropicfeel
Alberto Espinós, fundador y CEO de Tropicfeel

Tropicfeel

Hoy, con más madurez empresarial que nunca, Tropicfeel ha hecho de Estados Unidos su principal mercado: supone más del 20% de su facturación, seguido por Alemania, Reino Unido y España.

Con venta en 65 países y más de 400.000 seguidores, Tropicfeel tiene clara más clara que nunca su hoja de ruta comercial. La certeza llega como consecuencia del buen año que dejan atrás y gracias, en parte, a la ronda de financiación de 5 millones de euros cerrada a principios de 2023.

De hecho, tras consolidar su tienda física en Barcelona y abrir su primer pop-up internacional en Londres, los planes de este ejercicio pasan por sumar tres tiendas físicas en España y hasta siete más en 2025. Entre las apuestas destacan la Ciudad Condal y, muy posiblemente, Madrid. 

Todo ello vendrá acompañado del reto de doblar su plantilla y pasar, de esta forma, de los 45 empleados a los 70 a finales de este año. 

Calzado técnico como pieza angular…

Su buena marcha empresarial se produce como resultado de su compromiso por el producto. Espinós explica que “la tecnología es y será el motor tractor del buen funcionamiento de la compañía”. 

Es el caso, puntualiza, del lanzamiento de las zapatillas Canyon HDry, que son el resultado de 5 años de investigación: “Supimos dar con el equilibrio perfecto entre confort y estilo. Este es el ejemplo a seguir para el desarrollo de otros artículos”. 

El calzado es la pieza angular del negocio y supone el 47% de sus ventas, pero hay más. Las mochilas y accesorios, junto con la ropa técnica (con un 43% y 10% de su facturación respectivamente), no ocupan una posición menor. 

Sobre el made in de Tropicfeel, su fundador explica que todos sus productos están hechos con materiales como el poliéster o el nailon, reciclados y 100% veganos. 

“Fabricamos nuestros productos en diferentes lugares, no exclusivamente en España, nos valemos de Vietnam y China”, puntualiza. 

… para no olvidar su cometido: blindar su huella verde

Tropicfeel

Tropicfeel

Datos y números que, entiende la compañía, deben venir acompañados de un respeto por el medioambiente, con el compromiso de que “la huella verde” con la que nació Tropicfeel siga intacta.

La compañía ha sido, además, reconocida como empresa B-Corp. Esto, en pocas palabras, implica pertenecer a una comunidad global en la que más allá de fines económicos, le obliga legalmente a que en su toma de decisiones se tenga en cuenta desde sus proveedores al medioambiente —Ecoalf o Heura también siguen este precepto—.

Y ante la disonancia obvia que supone vender más de 350.000 productos y tener al medioambiente en el centro, Espinós tilda la cuestión “válida y comprensible”, pero insiste en que “la sostenibilidad guía todas las acciones empresariales”. Esto, sobre el papel, implica que Tropicfeel busca crear productos sostenibles a largo plazo y no solo válidos para viajar. 

Además, insiste, que trabajan “con mucha exigencia con la cadena de producción, al tiempo que busca crear un producto con low impact y de mucha calidad”. Prueba de lo anterior es que la empresa catalana ahorró en 2023 más de 370.000 litros de agua o 310.000 kilos de dióxido de carbono (CO₂).

Bajo esta mentalidad, Tropicfeel prevé en 2024 un crecimiento de doble dígito en su facturación, pero la misión, dejan claro, no puede llegar a término si por el camino se olvidan de ser el motor de un mundo mejor. 



Source link

Compártelo:
 
 
      

Deja un comentario