Si se posa un gorrión en tu ventana, podrías conocer pronto al amor de tu vida: cómo puedes saberlo


En muchas culturas, los pájaros son considerados mensajeros de lo divino o símbolos de libertad, esperanza y buena suerte. Al aire libre, es muy agradable escuchar el canto de los gorriones, pinzones y jilgueros, y dar de comer a las palomas es un pasatiempo que enamora hasta a los más jóvenes. Pero nadie quiere que se le cuelen en casa por los daños materiales que pueden llegar a causar.

[Estos son los sonidos de la naturaleza que mejoran tu salud y el bienestar, según los expertos]

Si se encuentra un pájaro en el interior de la casa, se puede esperar a que salga por donde ha entrado —la puerta o la ventana—, o bien, sobre todo si está desorientado, hay que intentar atraparlo sin hacerle daño y liberarlo al aire libre. La visita inesperada de un pájaro puede llegar a ser el presagio de que algo ocurrirá en el futuro: tiene varios significados espirituales y supersticiones asociados, y no todos son buenos.

Portadores de mensajes

Se cree que cuando un pájaro vuela hacia tu casa, trae un mensaje consigo. Y, por desgracia, no se puede estar seguro de si traen buenas o malas noticias. “Los pájaros siempre nos transmiten algún mensaje que no debemos ignorar“, describe Joyce Elliott, una guía espiritual, en su blog dedicado a la simbología de las aves. 

“[En muchas culturas] los pájaros son considerados seres espirituales, capaces de transmitir mensajes entre los vivos y los muertos“, explica Elliott en un artículo. Pero los pájaros no solo han sido representados por las culturas del mundo como mensajeros espirituales, sino que incluso han volado para transmitir correspondencias reales. Se entrenaban palomas mensajeras para volar distancias largas llevando algún tipo de mensaje o carta. Esto, incluso hoy, se sigue realizando en el estado indio de Odisha. 

“Un gorrión en tu ventana o en un árbol de tu jardín es heraldo de buenas noticias, podría ser una señal de que una nueva oportunidad de negocio está ante ti”, señala Elliott. Y añade que “también podría indicar que experimentará un cambio repentino en su vida amorosa“.

El simbolismo del gorrión, al menos en Occidente, hunde sus raíces en la antigua mitología griega. El gorrión era el ave sagrada de Afrodita, la diosa del amor, y simbolizaba el amor verdadero y la conexión espiritual. Además, se sabe que los gorriones eligen una pareja y se quedan con ella toda la vida.


Los pájaros negros: un mal augurio

En la mitología nórdica, Hugin y Munin, son un par de cuervos asociados con el dios Odín que viajaban alrededor del mundo recogiendo noticias e información para el dios. Mientras que en la mitología celta, los pájaros negros, como los cuervos o las cornejas, se asocian a la enfermedad y la muerte.

Hay otras culturas que consideran a los mirlos los mensajeros de la muerte. Y en una leyenda de tradición gala, el cuento de Banshee, se habla de una mujer que canta para anunciar una muerte y se desvanece en las nubes como un pájaro.

No cabe duda que el cuervo y los pájaros negros son reflejos del descontento y presagios de un mal augurio. Por eso el ilustre escritor estadounidense Edgar Allan Poe escogió a esta ave para simbolizar cómo la incapacidad del amante para olvidar a Lenore, su amor perdido, le lleva a la desesperación y a la locura.

“Los cuervos suelen considerarse un mal augurio”, señala Elliott en una de sus publicaciones. “Hace mucho tiempo existía la creencia generalizada de que si un cuervo se posaba en tu casa, traería la muerte a tu familia“, añade. 

El búho ulula

El búho no tiene tan mala leyenda como el cuervo. En la mitología griega, representaba la sabiduría y la previsión de la diosa Atenea. Esta ave es muy intuitiva, y además, puede ver muy bien de noche. Por estas características, se asocia normalmente a la sabiduría. 

Si divisas con la mirada a un búho, “estás recibiendo un mensaje del cielo de que estás en proceso de crecimiento mental y transformación espiritual“, asegura Elliott en otra de sus publicaciones. Y, si lo oyes ulular en la oscuridad, puede estar, en palabras de Elliott, advirtiéndote de un peligro. 



Source link

Compártelo: