Retirarse a los 60: ¿sueño o realidad?


La edad legal de jubilación se establece en los 66 años y 4 meses para 2023 y se prevé un incremento progresivo hasta los 67 en 2027. No obstante, la Seguridad Social ofrece resortes para los contribuyentes que deseen anticipar su retiro. El sistema premia a los trabajadores con una dilatada vida laboral al permitirles cobrar el 100% de la pensión si se jubilan antes de alcanzar la edad ordinaria de jubilación.

Los trabajadores que hayan cotizado al menos 37 años y 9 meses podrán jubilarse a los 65, pero ¿y si quieres retirarte a los 60? Es posible poner fin a tu vida profesional con esa edad siempre que hayas cotizado al menos 15 años en determinados regímenes. La Seguridad Social favorece asimismo la jubilación de este grupo de edad por tratarse de un periodo de riesgo de paro prolongado en caso de perder tu trabajo, además de determinante para el cómputo de tu pensión.

Antes de tomar una decisión, debes tener en cuenta todas las condiciones que has de cumplir para anticipar tu retiro:

Jubilación completa

Los empleados públicos y los trabajadores que han desempeñado actividades peligrosas o insalubres son los más favorecidos a la hora de anticipar su jubilación. Los funcionarios que hayan cotizado por el régimen de clases pasivas pueden retirarse al cumplir los 60, siempre que acrediten la prestación de 30 años de servicio a la Administración. Otros profesionales que por la penosidad o toxicidad de su trabajo hayan cotizado en regímenes especiales, pueden retirarse a partir de los 52 años, en función de cada caso. Es el caso de los marineros, los ferroviarios o los pilotos de avión.

También puedes retirarte antes y percibir la totalidad de la pensión si has contribuido al régimen general. Es el caso de los trabajadores que han sufrido un cese voluntario a causa de una reestructuración empresarial. Para acogerse a esta opción, es necesario tener cuatro años menos que la edad de jubilación anticipada, demostrar un mínimo de 30 años cotizados e inscribirse como demandante de empleo durante 6 meses tras su despido. Esta vía es propia de afiliados que han trabajado siempre para la misma empresa.

Lee también

Jubilación parcial

Los trabajadores que, por otro lado, no pertenezcan a los grupos anteriores y decidan adelantar voluntariamente su retiro, pueden hacerlo, si tienen una edad inferior a dos años a la edad ordinaria de jubilación. Es lo que se conoce como jubilación anticipada. Esta puede ser una opción indicada para las personas que han cotizado alrededor de 40 años, pero conlleva la aplicación de coeficientes reductores a la hora de calcular la cuantía de su pensión, en función de los meses que se anticipen sobre la edad legal de jubilación. De este modo, los trabajadores que opten por esta opción recibirán entre un 79% y un 97,2% de la pensión que les correspondería si siguieran trabajando.

Otra de las posibilidades al cumplir los 60 años es optar por la jubilación parcial. En este caso, el empleado y la empresa pactan una reducción de entre el 25% y el 75% de la jornada que ambos están dispuestos a asumir. Los requisitos son haber cotizado al menos 33 años y llevar un mínimo de 6 en la empresa. Esta vía resulta ventajosa para el trabajador, ya que le reporta tiempo libre a la vez que mantiene casi la totalidad de su base de cotización.





Source link

Compártelo:
 
 
      

Deja un comentario