Para cuidar la piel hay que hacer una auditoría de luz cada noche. Lo dice una famosa facialista


Para cuidar la piel es más que recomendable hacer lo que Nigma Talib llama auditoría de luz. Talib, conocida facialista y experta en naturopatía entre cuyas adeptas se encuentra Penélope Cruz, lo explica en su libro Reverse The Signs of Ageing, una especie de biblia de secretos de bienestar y cuidado de la piel más que recomendable. Aunque la palabra ‘auditoría’ puede impresionar, hace referencia a un sencillo hábito que deberíamos practicar antes de irnos a la cama. Consiste en acostarse, apagar todas las luces y dar “uno o dos minutos a tus ojos para ajustarse y ver cuánta luz se puede ver. Si puedes ver o intuir algo en la habitación con las luces apagadas o, incluso peor, hasta podrías leer un libro, o hay reflejos como los que vienen, por ejemplo, de un radio-despertador, entonces necesitas oscurecer tu dormitorio para que se produzca de forma óptima la producción de melatonina. Intenta, por tanto, usar cortinas oscuras o un antifaz y apagar cualquier fuente de luz electrónica”, añade. Esto implica, incluso, que si tienes persianas en casa, han de bajarse completamente para no permitir que ningún reflejo de luz de la calle entre por la ventana, además de evitar que ningún dispositivo esté en modo stand by ya que se consideran perturbaciones lumínicas que pueden afectar a la producción de melatonina. De hecho, teniendo en cuenta que los niveles de esta hormona descienden con la edad, parece justo y necesario hacer esta pequeño control para evitar que esas distracciones en forma de luz pasen factura a nuestro bienestar (y al de nuestra piel).

Cómo influye la melatonina en la piel

Puede que tengamos asumida la relación entre la melatonina y el sueño, pero no tanto en cómo afecta la alteración de producción de esta hormona a la salud de la piel. Influye en los procesos de regeneración de los tejidos y, tal y como recuerda Talib, es un potente antioxidante y una de las hormonas más importante para promover la juventud. Teniendo en cuenta todo esto y el dato al que hace referencia la experta en su libro –dos horas de uso de dispositivos con luz azul por la tarde pueden reducir la producción de melatonina hasta un 22%–, parece más que necesario intentar dormir totalmente a oscuras. Eso ayudará a cuidar la piel y a tener un sueño más profundo y reparador lo que también influye en el proceso de envejecimiento de nuestro cuerpo. Es más, Talib también hace referencia a un curioso estudio que comprobó cómo personas que habían sido sometidas a privación de sueño durante 31 horas eran percibidas por lo demás con la piel más pálida y con más líneas de expresión.

Y otra recomendación: la postura en la que duermes también influye

Aunque no está relacionada con la luz, es interesante también la otra recomendación que hace la experta y que tiene que ver con la postura que se adopta al dormir: recomienda hacerlo de frente, y no boca abajo o de lado ya que el movimiento y el roce con la almohada pueden acentuar las líneas de expresión y deshidratación. No obstante, como no siempre es posible controlar la postura mientras se duerme, la experta aconseja el uso de fundas de almohada de seda y lavarlas, como mínimo, una vez a la semana o dos si se tiene la pie grasa. “Las bacterias que se quedan en la almohada cada noche pueden causar espinillas. Si se tienen granitos en un lado de la cara y es el lado sobre el que duermes, puede que tu almohada sea la razón”, concluye. 

Antifaz de seda Perfect Lashes, de SLIP

Bruma relajante Cocon de Sérénité, de L’Occitane

Mascarilla de labios Orgasm Lip Mask, de NARS

Funda de almohada de seda, de Kaizen

marcas autocuidado

11 firmas de belleza para practicar el autocuidado (y levantar un mal día)



Source link

Compártelo:
 
 
      

Deja un comentario