Las cuatro capacidades que te ayudarán a determinar tu destino – Diario Área


La mayoría de las personas, pensamos que somos los dueños de nuestras decisiones, y es rotundamente cierto, pero de lo que quizás no somos conscientes es de qué nos ha llevado a tomar esas decisiones. ¿realmente alguna vez he indagado tanto en el exterior como en mi interior del porqué de nuestras decisiones?

En la vida tomamos decisiones continuamente. Muchas son intrascendentes, que voy a comer, que ropa me voy a poner, que voy a hacer el fin de semana, cual será mi destino de vacaciones… Pero hay otras decisiones que no son intrascendentes y en las que no indagamos porqué decido lo que decido.

¿Qué pasaría si fuésemos conscientes de las razones por las que en determinados momentos decidimos una cosa u otra? Hay decisiones que determinan nuestro destino, decisiones que trazan los distintos caminos que vamos eligiendo en la vida y que lejos de indagar sobre el porqué elegimos lo que elegimos lo dejamos en manos del subconsciente.

¿Qué pasaría si tuviésemos la habilidad de analizar y en función de esto decidir las cosas que realmente determinan el resultado de nuestra vida? Nuestra vida es el resultado de nuestras decisiones, cada decisión tiene una consecuencia, cada consecuencia un resultado.

Somos co-creadores de nuestra realidad, el problema es que no somos conscientes de esta capacidad de co-creación y por tanto no nos hemos preocupado de indagar que es lo que nos lleva a tomar las decisiones que tomamos.

Por eso, hoy me gustaría que tomemos consciencia de 4 aspectos que generalmente influyen de manera inconsciente en nuestras decisiones, y que si fuésemos conscientes de estos 4 aspectos podrimos tener un verdadero control de nuestra vida y de nuestro destino.

Capacidad de elegir los pensamientos

La primera capacidad de la que debemos tomar consciencia es la capacidad de elegir nuestros pensamientos. Las personas ante las cosas que la vida nos va mostrando, elegimos una manera de interpretar esa realidad que se nos muestra.

Ante cada cosa reaccionamos con un pensamiento. Este pensamiento está fundamentado en nuestras creencias, en nuestra cultura, en nuestras experiencias, en definitiva, en un sinfín de posibles aspectos. Todos estos aspectos los traemos de serie, en función de las distintas personalidades que hemos ido forjando.

Todos estos aspectos determinan nuestra realidad, pero esta realidad es subjetiva. Es la realidad que hemos interpretado en función de todos esos aspectos a los que hemos hecho mención.

Por eso querido amigo del post, me gustaría que tomases consciencia de que tipo de decisión tomarías si fueses capaz de elegir un pensamiento más consciente y reflexivo en vez de un pensamiento inconsciente e intuitivo.

Como comentaba en la introducción la mayoría de las decisiones que tomamos en nuestra vida son decisiones intrascendentes, pero sería bueno que esas otras decisiones que si son trascendentes dejasemos nuestros pensamientos en cuarentena para decidir en función de un criterio consciente.

Capacidad de elegir lo que sentimos

La segunda capacidad de la que debemos tomar consciencia es la capacidad de elegir lo que sentimos. Lo hemos hablado en este blog en numerosas ocasiones. Es nuestro gran déficit, nuestra gran carencia de todo ser humano. Somos analfabetos emocionales.

Como digo somos analfabetos emocionales, pero sin embargo debemos tener en cuenta que las decisiones que tomamos no las tomamos en función de un pensamiento, sino que las tomamos en función de la emoción que nos produce ese pensamiento.

Por eso, es fundamental para la toma de decisiones saber qué sentimos, y porqué nos sentimos como sentimos. Esto implica un grado de autoconocimiento que debemos de cultivar. Este desarrollo de autoconocimiento es el mejor regalo que te puedes hacer a ti
mismo para permitirte el control de tu vida.

Como siempre digo, la vida es neutra y nosotros decidimos interpretarla de alguna forma.

Damos por válido un pensamiento que interpreta esa realidad, y ese pensamiento emite una emoción que es la palanca para tener una acción frente a la vida.

Capacidad de elegir cómo nos expresamos

La tercera capacidad de la que debemos tomar consciencia es la capacidad de elegir como nos expresamos. También hemos hablado en diversas ocasiones la importancia de cómo nos expresamos tanto con los demás como con nosotros mismos.

Debemos de tomar consciencia como nos expresamos tanto hacia adentro como hacia afuera.

Hacia adentro es primordial ser consciente de los argumentos que nuestra voz interior nos cuenta. Esta es la que va a determinar nuestros pensamientos definitivos y nuestras emociones, por tanto, la que va a determinar nuestra decisión frente a algo o alguien.

También es importante como una vez determinada nuestra decisión la expresamos hacia afuera con los demás. La forma de expresarnos con los demás también determinan el resultado. Sabemos lo importante que resulta nuestra forma de relacionarnos con los demás.

La mayoría de las veces es más importante a la hora de relacionarnos con los demás las formas que el fondo. De ahí la importancia de nuestra toma de consciencia con nuestros pensamientos y nuestras emociones para expresarnos de una forma más válida para nuestros intereses.

Capacidad de elegir lo que hacemos

La cuarta capacidad de la que debemos tomar consciencia es la capacidad de elegir lo que hacemos. Aquí es fundamental darnos cuenta de que de lo que decidamos hacer en cada momento va a depender nuestro resultado y por tanto nuestro destino.

“Lo que hacemos” es el último eslabón de la cadena de la que hemos estado hablando.

Decidimos hacer válido un pensamiento, que nos produce una emoción, que a su vez nos produce una acción.

Tomar consciencia de las acciones que tomamos en nuestra vida es la mejor forma de tener el control y el resultado de esta. Tenemos que darnos cuenta y valorar la posibilidad que cada ser humano tiene en cada momento, de poder elegir una acción para responder a lo que la vida nos ha puesto por delante.

Actuar como consecuencia de pensamientos y emociones inconscientes no solo no nos permite tener el control de nuestra vida, sino que probablemente sea la forma más fácil de que nuestra vida sea un fracaso.

Queridos amigos del blog!!!

Esta semana mantenía una conversación con una persona sobre lo que es tener una vida consciente. La mayoría de las personas vamos por la vida en piloto automático. Nuestras decisiones y nuestras acciones las dejamos en muchos casos en manos del azar. Luego nos quejamos de que no tenemos los resultados que nos gustarían.

Ten en cuenta estas cuatro elecciones que puedes tener en cada momento. No olvides que tienes la capacidad de elegir cada uno te tus pensamientos, tienes también la capacidad de elegir lo que sientes y como reaccionas ante las cosas que la vida te muestra, tienes la capacidad también de expresarte ante ti y ante los demás de la forma más eficaz, y por último tienes también la
capacidad de elegir lo que hacer ante los retos de la vida.

¡No lo olvides! Puedes aplicar tomar consciencia de estas 4 elecciones de las que hemos hablado hoy, de esta forma dejarás el resultado de tu vida en tus manos y no en manos del azar o de tu intuición.

Feliz semana!!!



Source link

Compártelo:
 
 
      

Deja un comentario