La más importante de mis batallas es que mis hijos tengan una vida plena: Shakira


Madrid. Después de varios años de investigación y proceso, y de más de tres semanas de negociación de última hora, finalmente la cantante colombiana Shakira decidió pactar con el juez español que la investigaba por fraude fiscal y evitar así un juicio penal que de no haber llegado a este acuerdo habría iniciado ayer.

La artista latinoamericana finalmente aceptó que incurrió en un fraude fiscal de algo más de 14 millones 500 mil euros (que pagó hace unos meses), con lo que se le condenó a una pena de prisión de tres años y a una multa de 7 millones 300 mil euros. Gracias a este acuerdo, Shakira no entrará en la cárcel y ya es libre de volver a Miami, la ciudad donde reside con sus hijos desde su separación del futbolista catalán Gerard Piqué.

Shakira hizo público un comunicado en el que señaló: tengo que escoger mis batallas y la más importante ahora es hacer todo para que mis hijos tengan una vida plena y enfocarme en lo que es realmente importante: verlos crecer y pasar tiempo con ellos, sin someterlos a la angustia de ver a su madre en un juicio penal con el desgaste que supone.

Sostuvo que lo único que desea en estos momentos es pasar página y que Milan y Sasha me vean feliz por fin y mirar juntos hacia el porvenir.

Agregó: he llegado a la conclusión de que no es triunfo ganar si el precio es que te roben tantos años de tu vida. Y reconoció que si decidió pactar con la Fiscalía es porque mis hijos me lo han pedido. Me sentía lista para enfrentarme a un juicio y defender mi inocencia. Mis abogados estaban convencidos de que ganaríamos el juicio. Sin embargo, después de muchos años de lucha, tomé esta decisión. Aseguró que llegados a este punto tenía dos opciones: seguir peleando hasta el final, hipotecando mi tranquilidad y la de mis hijos, dejar de hacer canciones, álbumes y giras, sin poder disfrutar de mi carrera y las cosas que me gustan, o pactar, cerrar y dejar atrás este capítulo de mi vida mirando hacia adelante.

Shakira fue acusada de fraude fiscal por hechos que se remontan a los años de 2012 a 2014, precisamente cuando inició su relación sentimental con el futbolista y que provocó que se trasladara a vivir a Barcelona. A pesar de que la mayor parte del año residía en esta ciudad, no pagó los impuestos de esos tres ejercicios fiscales, alegando que por sus actividades profesionales viajaba la mayor parte del año.

Resultado de las investigaciones

Pero la investigación demostró que pasaba más de seis meses al año en Barcelona, lo que establece la ley para obligar a fijar su residencia fiscal en España. Todas las pruebas recabadas por la Agencia Tributaria española y los agentes especializados en este tipo de delitos estaban en contra de la cantante, quien, pese a todo, se empeñó en forzar el juicio penal. Pero, cuando ya estaba a punto de dar inicio, finalmente decidió pactar con la Fiscalía, la Abogacía del Estado y el gobierno autonómico de la Generalitat de Cataluña, que eran los que formaban la parte acusadora. Y el pacto fue la admisión y reconocimiento de la sentencia del juez y una pena de cárcel de tres años y la multa millonaria. De no haber reconocido los hechos no hubiera tenido una reducción de condena y de multa, que posiblemente hubieran alcanzado los ocho años de cárcel y una multa de 23 millones 500 mil euros.

Este pacto suma también la sustitución de los años de cárcel por una multa de más de 432 mil euros, que evitó que entrara en prisión, pues la legislación española determina que en condenas de más de dos años es obligatoria la entrada en prisión, si bien hay algunas excepciones, como las que beneficiaron a la cantante colombiana.

Hay que recordar que con su particular voz y unos movimientos que mezclan raíces latinas y de Medio Oriente, Shakira conquistó al mundo con sus canciones bailables y una aguda visión de las tendencias. La artista, de 46 años, no oculta que acaba de atravesar un periodo muy complicado, y una de las horas más difíciles y oscuras de mi vida, la música le ha traído luz, afirmó en septiembre a una revista.

Meses después llegaría el lanzamiento de Bzrp Music Sessions, Vol. 53, una suerte de catarsis sobre su separación, creada junto al productor argentino Bizarrap, que se convirtió de inmediato en un éxito mundial y devolvió su carrera a la primera línea, al igual que otras colaboraciones con estrellas como Karol G y Ozuna. Con casi mil 500 millones de reproducciones entre Spotify y YouTube, el tema que ha popularizado estrofas como a ti te quedé grande o las mujeres ya no lloran, las mujeres facturan, fue coronado el jueves como canción del año y mejor canción pop en los Grammy Latinos.

Shakira Isabel Mebarak Ripoll nació el 2 de febrero de 1977 en Barranquilla, en una familia de clase media, de padre de ascendencia libanesa y madre colombiana con raíces catalanas. De carácter hiperactivo, desde niña mostró fascinación por el canto y el baile. Tras debutar con unos primeros álbumes adolescentes, su primer gran salto se produjo en 1995 con el álbum Pies descalzos, con aire roquero.

Más tarde, subiría otro escalón con ¿Dónde están los ladrones? (1998), en el que ya exhibía una hábil combinación de estilos y que le valió múltiples reconocimientos. Con apenas 22 años, Shakira era ya una de las mayores estrellas de América Latina, despertando incluso el aplauso de su compatriota Gabriel García Márquez.

La música de Shakira tiene una impronta personal que no se parece a la de nadie, y nadie la canta ni la baila como ella a ninguna edad, con una sensualidad inocente que parece inventada por ella, escribió el Premio Nobel de Literatura en un perfil publicado en 1999 en la revista colombiana Cambio.

Con información de Afp y Europa Press





Source link

Compártelo: