Juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, en vivo


El segundo de los tres abogados de la querella que tomarán la palabra durante el alegato terminó su exposición hablando de los padres de los acusados que declararon. “Ninguno pidió perdón ni mostró empatía con los padres de Fernando. Tampoco ninguno dijo que sus hijos eran inocentes”, aseguró Améndola.

Luego, de 1.40 horas, terminó su exposición y la titular del Tribunal dispuso un cuarto intermedio de cinco minutos.

Durante su alegato, Améndola también cuestionó a Juan José Fenoglio y Jorge Rodolfo Velich, peritos de parte de la defensa, a cargo de Hugo Tomei que había dado a entender que el RCP que se le practicó a Fernando Báez Sosa podría haber contribuido con la muerte del joven.

“Que Lucas Pertossi haya dicho estoy cerca de donde está el pibe y no haya dicho ‘estoy cerca de donde nos peleamos, estoy cerca de Le Brique’, es sin lugar a dudas de que el objetivo era el ‘pibe’, era Fernando [Báez Sosa], no fue necesario aclarar qué pibe. Es claro el mensaje”, advirtió Améndola, al hacer referencia al audio en el que el acusado habla de la víctima y dice que “caducó”. “Tenemos acreditada la participación de los ocho [acusados]”, resumió el letrado.

En uno de los audios que mandó a las 04.55 la noche del asesinato, Lucas Pertossi decía con tono nervioso: “Estoy acá cerca donde está el pibe y están todos ahí a los gritos. Está la policía, llamaron a la ambulancia… caducó.

Más tarde, Ciro Pertossi preguntó: “¿Machu, dónde estás? Andá para la casa”. A continuación, Laborde mostró una foto que Lucas Pertossi envió a las 5.48 desde un local de McDonald’s.

A las 06.06, Ciro les advierte a los demás: “Chicos, no se cuenta nada de esto a nadie”. A lo que Matías Benicelli responde de inmediato: “Ya contaron”.

“No hubo un solo mensaje de ninguno de los acusados, ni tampoco una actitud posterior al hecho, que demuestre, al menos, un atisbo de arrepentimiento. Nadie dijo ‘qué hicimos’, todo lo contrario: se regocijaron, expresaron y le contaron a sus amigos la hazaña que realizaron la hazaña que hicieron esa noche”, recapituló Améndola, después de leer una serie de mensajes de los acusados tras el asesinato de Báez Sosa.

Y repasó: “Viollaz dio la orden para el inicio de la agresión. Le pegó a Fernando en el inicio de la agresión, arengó a sus amigos para que le pegaran a Fernando [Báez Sosa] e impidió que los amigos de Fernando pidieran auxiliarlo”.

Las siguientes fueron principales frases de la primera jornada de alegatos en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa que se lleva a cabo ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores:

Los fiscales que intervienen en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, ocurrido el 18 de enero de 2020 en la localidad de Villa Gesell, pidieron hoy que los ocho acusados de matarlo a golpes sean condenados a prisión perpetua como coautores del delito de "homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas, en concurso ideal con lesiones", por la golpiza
Los fiscales que intervienen en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, ocurrido el 18 de enero de 2020 en la localidad de Villa Gesell, pidieron hoy que los ocho acusados de matarlo a golpes sean condenados a prisión perpetua como coautores del delito de “homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas, en concurso ideal con lesiones”, por la golpizaDiego Izquierdo – Télam

El abogado Facundo Améndola apuntó al acusado Luciano Pertossi no solo de la golpiza contra Báez Sosa, sino contra incluso sus amigos. “Luciano Pertossi participó activamente del ataque, no solo le pegó a Fernando, también a sus amigos”, señaló, y remarcó: “Le pegaba a todo lo que se le cruzaba”.

En una reconstrucción de los hechos, Améndola apuntó: “No les importó [matar]”. En alusión a la declaración del acusado en el marco del juicio, el letrado observó: “Thomson intentó dar una versión exculpatoria, que no se coincide con ningún elemento de prueba. Todo lo que dijo es falso. No se condice ni con el horario en el que cruzó, ni con la ubicación en la que ocurrió el hecho”.

Y siguió: “De lo único que sirvió la declaración de Maximo Thomsen es para ubicarse en la escena del hecho”.

“[Máximo] Thomsen premeditó junto con sus consortes de causas matar a Fernando Báez Sosa”, definió Facundo Améndola, parte de la defensa que representa a la familia del joven asesinado en enero de 2020.

“Thomsen lo aborda [a la víctima] inmediatamente después de que a Fernando lo derribaran Ciro Pertossi y Enzo Comelli”, recapituló el letrado, en un esfuerzo por analizar la participación de los acusados en el asesinato.

Y siguió: “Fernando Báez Sosa se encontraba en el suelo sin posibilidad de defenderse y Thomsen desplegó contra él una fuerza inhumana para proseguir con su objetivo. “Las encarnizadas patadas que le pegó Thomsen fue presenciada por numerosos testigos”.

El abogado Facundo Améndola comenzó su exposición para analizar la participación de cada uno de los imputados en el asesinato de Báez Sosa.

Previamente, la titular del Tribunal les pidió a los abogados querellantes que trataran de no repetir videos y pruebas que ya expuso la fiscalía.

El juicio por el asesinato de Fernando Báez Sosa
El juicio por el asesinato de Fernando Báez Sosa

“Desde que asumimos la responsabilidad de asistir a la familia Báez Sosa, desde que empecé a ver los detalles y las circunstancias de este caso, no he podido despojarme de un sentimiento de abatimiento y desilusión”, sostuvo Burlando, aunque destacó: “Durante esta audiencia pude ver en personas jóvenes un verdadero compromiso por la verdad, un enlace con la Justicia. Todos esos actos de gente que aportaron mucha claridad y mucha luz hicieron que uno continúe teniendo esperanzo en que la juventud aportará claridad y el camino del futuro. No todo es horror y salvajismo”.

Así concluyó Burlando su alegato

Así concluyó Burlando Su alegato

Así, Burlando pasó la palabra a Facundo Améndola, también en la defensa. El alegato pasó a cuarto intermedio.

El abogado defensor de los ocho acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa se quejó de que Fernando Burlando, que representa a los padres de la víctima, leyera su alegato.

Hugo Tomei, a las 16.35, cuando hablaba Burlando lo interrumpió para pedirle a la presidenta del Tribunal de que le reclamara a Burlando por estar leyendo, algo que no está permitido por el Código Procesal Penal.

La queja de Tomei hacia Burlando

La queja de Tomei hacia Burlando

Según el artículo 368, durante la “Discusión final”. Se establece que “Terminada la recepción de las pruebas, el Presidente concederá sucesivamente la palabra al actor civil, al Ministerio Público Fiscal, al particular damnificado, al civilmente demandado, al asegurador -si lo hubiere- y a los Defensores del imputado, para que en ese orden aleguen y formulen sus acusaciones, pretensiones y defensas. No podrán leerse memoriales. El Actor civil limitará su alegato a los puntos concernientes a la responsabilidad civil”.

Tras el planteo de Tomei, Burlando dijo que leía porque había muchos números de fojas en el expediente y que ya estaba por terminar.

Ubicados detrás del abogado Fernando Burlando, los padres de Fernando Báez Sosa –Silvino Báez, trabajador de la construcción, y de María Graciela Sosa Osorio, cuidadora de adultos mayores- siguieron el alegato de la defensa que pidió una pena de prisión perpetua para los ocho acusados.

Con gestos de dolor, incluso se cubrieron los rostros en momentos en que las descripciones fueron muy gráficas, la pareja escuchó atentamente las palabras de Burlando, mientras lucían un pin con el rostro de su hijo, con la leyenda “Justicia”.

Los fiscales que intervienen en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, ocurrido el 18 de enero de 2020 en la localidad de Villa Gesell, pidieron hoy que los ocho acusados de matarlo a golpes sean condenados a prisión perpetua como coautores del delito de "homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas, en concurso ideal con lesiones", por la golpiza
Los fiscales que intervienen en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, ocurrido el 18 de enero de 2020 en la localidad de Villa Gesell, pidieron hoy que los ocho acusados de matarlo a golpes sean condenados a prisión perpetua como coautores del delito de “homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas, en concurso ideal con lesiones”, por la golpizaDiego Izquierdo – Télam

“Los resultados [de las pruebas de ADN] son vinculatorios y tienen que ver con ese contacto y esa actuación de los acusados con Fernando Báez Sosa”, observó Burlando, quien definió: “Los acusados actuaron como un bloque, a esta altura no queda ningún tipo de duda donde la coordinación sincronizado facilitó el resultado, la consumación del plan homicida”.

En su alegato, el abogado de la familia Báez Sosa evaluó: “Cada acusado aportó su colaboración y por momento era parte de ese cerco humano infranqueable . Esta violencia máxima ha quedado registrada, el grado de salvajismo… Esa violencia se tradujo en un escalofriante, sangriento y encarnizado escenario. El cuerpo de Fernando revelaba un estado indeseado”.

Burlando: “Los ocho acusados premeditaron el homicidio”

Burlando: “Los ocho acusados premeditaron el homicidio”

“La voraz carnicería se extendió por 50 segundos”. Así lo definió Burlando, después de reconstruir el ataque contra el joven. “Los acusados aprovecharon la zona liberada y por todos los flancos abordaron corriendo a Báez Sosa e impidieron que terceras personas desbarataran el plan homicida”, dijo, y remarcó: “Todos participaron, todos mataron”.

Según Fernando Burlando “el plan criminal” fue premeditado. “Los ocho acusados premeditan el homicidio”, definió, y siguió: Fernando Báez Sosa pasó a ser el objetivo cunado tuvo el incidente con Thomsen en la pista de baile”.

“Seis minutos antes de la embocada, a las 4.38, Pertossi camina sigilosamente pegado a la pared volviendo hacia donde estaba su grupo. Lo que trataba de chequear era alguna circunstancia que pudiera abortar el plan (…) Realmente querían constatar que la zona estuviera liberada para llevar a cabo el plan asesino”, repasó Burlando.

Los acusados durante los alegatos de la defensa de Báez Sosa
Los acusados durante los alegatos de la defensa de Báez Sosa

“Así, el acuerdo previo se inició en la vereda de Le Brique”, dijo, y apuntó: “A la víctima la abordaron en manada”.

En la descripción de lo que fue el ataque contra Fernando Báez Sosa, Burlando hizo una recapitulación de los hechos. Después de describir un incidente dentro de la pista de baile que derivó en la presencial policial, el letrado prosiguió a contar cómo fue el abordaje contra el joven. “Viollaz constata que los policías se retiraban, pro lo que procede a dar la orden de ataque con ‘Es ahora, es ahora’”, dijo el abogado.

Y siguió: “Lo tomaron desprevenido y a traición. Simultáneamente el grupo de agresores impidió que alguno de los amigos pudiera concurrir en su auxilio logrando aislar a la víctima, anulando toda posibilidad de escape. Es, en este estado, en el que el grupo de agresores continuó golpeando a Báez Sosa, de forma brutal, con inusitada violencia, sin detener su accionar en un plazo de entre 50 segundos y 1 minuto”.

Burlando: “Fernando sufrió una cacería humana de la que fue objeto”

Burlando: “Fernando sufrió una cacería humana de la que fue objeto”

“Debemos hacer hincapié en el ataque brutal que recibió Fernando. Las imágenes no son elocuentes de lo que ocurrió”, consideró Burlando, y remarcó: “No solamente debemos observar los videos, tenemos que analizar emocionalmente cómo quedaron los testigos. Terminada la faena, los agresores se retiran para contemplar el resultado de su obra mientras Báez sosa –sin signos vitales- yacía junto al cantero”.

Así, Burlando dijo esta tarde que todos, absolutamente todos” los acusados “asesinaron” a la víctima, y que los acusados tuvieron “voluntad de matar y por eso mataron”. ”Tendieron esa madrugada sobre Fernando un verdadero cerco humano para poder actuar sobre seguro”, afirmó el letrado en otro tramo de su alegato ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores, al tiempo que señaló a Máximo Thomsen como “el líder de la manada” que cometió el ataque.

“Su plan fue llevárselo de trofeo”. Así lo definió el abogado de la familia de Báez Sosa. En su reconstrucción de los hechos, Burlando consideró que los acusados mataron “por la simple decisión de matar”. “Fernando Báez Sosa tenía una vida por delante, familias, amigos y amor, bendiciones que los acusados arrebataron por la simple decisión de matar”, dijo el letrado, y remarcó: “Amenazado, emboscado, superado en número, castigado hasta la muerte”.

El abogado Fernando Burlando
El abogado Fernando Burlando

Mientras el abogado Fernando Burlando pide condena perpetua para los ocho acusados por el asesinato de Fernando Báez Sosa, Ayrton Viollaz es el único que lo observa. El resto de los protagonistas fijan la mirada hacia adelante.

“La orden la impartió Viollaz, dijo ‘es ahora’”. No es algo menor dar una orden donde ni más ni menos provoca una muerte, un asesinato”, evaluó Burlando ante la atenta mirada de Viollaz, y siguió: “No es menor dar una orden y que un joven termine asesinado”.

“Enzo Comelli y Ciro Pertossi avanzaron sobre el objetivo”, reconstruyó el letrado, y continuó: “Thomsen hizo lo suyo. El resto de los verdugos cumplían otros roles. Ni el peor de los cobardes haría… Todos pegando y asesinándolo”. “Todo fue por la espalda, aprovechando su indefensión, sin ningún tipo de riesgo para la manada”, reforzó Burlando.

Ayrton Viollaz, el único de los ocho acusados que observó a Fernando Burlando mientras pedía la condena perpetua
Ayrton Viollaz, el único de los ocho acusados que observó a Fernando Burlando mientras pedía la condena perpetuaCaptura

“Aquí hay una causa y lo que se investiga fue un asesinato, no un incidente”, evaluó Burlando, y remarcó: “Fue un asesinato en el peor de los estados que puede tener un ser humano, que es de indefensión”.

Burlando consideró que “la Justicia debe limitarse a ver y oír lo que se colectó durante estas 13 jornadas; lo que muestran los videos; lo afirmado por los testigos; ver y oír alcanza y sobra para condenar a los acusados a prisión perpetua, acusados que después de matar se jactaron del hecho, buscaron limpiar rastros e incluso se dieron el gusto de acusar un inocente”. “Ver y oír que pidió compasión y no se la dieron”, remarcó.

Y siguió: “Lejos de eso, siguieron pegándole buscando la muerte, con golpes que fueron disparos de armas. Cada golpe era un disparo, cada patada fue un tiro. Fue Fernando Báez Sosa fusilado a golpes y a patadas”.

El abogado de la familia de la víctima remarcó el hecho de que, después de asesinar a Báez Sosa, los acusados fueron a comer hamburguesas. “Se llevaron el trofeo y lo celebraron. Trataron de borrar evidencia lamiéndose prueba, la sangre de la víctima”, dijo, y continuó: “Matar les dio hambre. La imagen de Fernando Báez Sosa de rodillas, pidiendo clemencia… Esa es la imagen que para esta representación justifica ni más ni menos el pedido de prisión perpetua para los acusados”.

“Fernando Báez Sosa, de rodillas, sin levantar la mirada, levanta la mano y pide clemencia. La respuesta fue una patada a la cabeza”, describió Burlando, quien definió: “Fernando sufrió una cacería humana de la que fue objeto”.

Y remarcó: “Pidió clemencia, contemplación. La respuesta fue una patada en la cabeza, y otra más, y otra más. Era una bolsa de papas y continuaban castigándolo, pegándole patadas en su cabeza y en todo su cuerpo”.

“Una vez rodeado Fernando Báez Sosa, lo atacaron por diferentes flancos, aunque el clave fue el que le impusieron por detrás todos juntos. Amenazaron, golpearon a quienes quisieron interponerse en su camino, en su proyecto, en su designio y a partir de ahora empiezan las preguntas… ¿Cabe alguna duda a esta altura del debate si hubo o no intención de matar? ¿Se puede hablar de incidente o accidente? ¿Se puede hablar de una pelea?”, cuestionó Burlando.

Burlando: “Fernando sufrió una cacería humana de la que fue objeto”

Burlando: “Fernando sufrió una cacería humana de la que fue objeto”

“Evidentemente no hemos tenido en cuenta ni siquiera cuántos fueron sus atacantes y lo que deseaban de ese ataque: la conquista era el trofeo. Celebraron, se abrazaron, comieron hamburguesas… Sin lugar a dudas creo que estas preguntas han sido respondidas en esta audiencia”, contestó.

El alegato de la defensa, a cargo del abogado Fernando Burlando, comenzó minutos después de las 15. “Adherimos en un todo a la declaración del Ministerio Público Fiscal”, señaló. “Todos, absolutamente todos, participaron. Todos asesinaron a Fernando Báez Sosa”, enfatizó.

En su regreso a los tribunales después del cuarto intermedio, el abogado Fernando Burlando anticipó que el alegato de la defensa se extenderá “por horas”, aunque resaltó que será más corto de lo pautado porque se mostrarán menos videos. “Vamos a dejar solo una parte de los videos así no hacemos lo mismo [que la fiscalía]”, explicó el letrado.

El abogado Fernando Burlando, quien representa a los padres de Fernando Báez Sosa en el juicio, dijo esta tarde que están “conformes” con el alegato de la fiscalía y adelantó que durante la exposición de particular damnificado habrá “alguna otra sorpresa más”.

“[Estamos] conformes y evidentemente esto habla de que hay una opinión muy similar [con el particular damnificado]”, afirmó Burlando a la prensa durante el cuarto intermedio dispuesto por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores, a cargo del debate.

Y agregó: “Es factible que vayamos acompañando a la fiscalía y tenemos alguna otra sorpresa mas.”

“La fiscalía dijo algo muy interesante: ‘No caigamos en la fascinación de las cámaras, de las filmaciones’, porque esto no lo filmó un director de cine, hay cuestiones que se filmaron como se pudo y obviamente lo que se ve son distintas situaciones pero enlazadas no las tenemos, quien enlaza todo esto son los testigos”, indicó el abogado.

El abogado Fernando Burlando, quien representa a los padres de Fernando Báez Sosa, el día de los alegatos de la Fiscalía y la querella
El abogado Fernando Burlando, quien representa a los padres de Fernando Báez Sosa, el día de los alegatos de la Fiscalía y la querellaDiego Izquierdo

Antes del inicio de los alegatos de la fiscalía, el letrado ya había adelantado que en su exposición presentará un video con las imágenes ya incorporadas a la causa para sostener las acusaciones y adelantó que pedirá que se investigue por falso testimonio a al menos cuatro personas que declararon en el debate.

El abogado dijo que en el video con el que acompañará la exposición se resalta “a los protagonistas” y que la idea es poner “en bandeja” al tribunal las imágenes y “una pequeña recreación” en la que, además de la postura acusatoria, “va a surgir en muchos casos la mendacidad de los acusados”. “Son las mismas imágenes, no hay nada editado, no hay nada cambiado”, aclaró.

Finalmente, sobre la posibilidad de que los rugbiers sean condenados por “homicidio en riña”, que sería el cargo que trataría de demostrar la defensa en su alegato de mañana, Burlando manifestó: “No lo veo posible.”

“Hay mucha contundencia en cuanto a que se trata de una asesinato salvaje, horroroso, donde todo el mundo sabe que a Fernando lo acorralaron, lo atacaron entre ocho personas, planearon la situación, lo amenazaron previamente, salieron en su búsqueda, lo emboscaron. Todo eso se ve”, concluyó.

El abogado de la familia de Fernando Báez Sosa, Fernando Burlando, dijo en declaraciones a los medios: “Es factible que vayamos acompañando a la Fiscalía y tengamos alguna otra sorpresa más (…) Hay una opinión muy similar”.

Burlando: "Tenemos una opinión muy similar con al fiscalía"

En instantes el alegato de Burlando: “Tenemos una opinión muy similar con la fiscalía”

Respecto de la tarea de los fiscales, reconoció: “Hay cosas que no habíamos hablado, pero trabajamos en el mismo sentido y con la misma energía. Yo entiendo que los ocho fueron los asesinos de Fernando”.

Al salir de los tribunales, el defensor Hugo Tomei se negó a hablar con los medios. “No tengo ningún balance hecho, no voy a hablar”, aseguró y se retiró.

Respecto de Juan Pedro Guarino y Tomás Colazo, quienes formaban parte del grupo y declararon como testigos durante el juicio, el fiscal sostuvo: “Quedaron inmutados, no se acordaron de nada… No tengo dudas de que por una omisión, mintieron, por lo que se va a solicitar que se forme causa por separado por el delito de falso testimonio”.

Tras la exposición de Dávila, comenzó un cuarto intermedio de 40 minutos.

La fiscalía pide las penas de los acusados. “Se solicita que los mismos sean condenados a la pena de prisión perpetua”, dijo Dávila.

Dávila también calificó a Máximo Thomsen como coautor con codominio del hecho. Tras ser golpeado por Fernando en el interior de Le Brique, dijo que “realiza una clara señal de amenaza” y que “la persona que resulta objeto de esas amenazas es Fernando”. “Bidonde lo reconoció como el líder y al ser agredido el líder es que se organizan para matar a Fernando”, añadió.

Tras ello, desarrolló: “Una vez que Fernando es derrumbado con golpes de puño por Pertossi y Comelli cae al piso y se los ve alrededor de Fernando a Viollaz, Cinalli y Lucas Pertossi, que es quien filmaba. En esos segundos aparece Thomsen y golpea atrás del auto a Fernando. Además de la prueba fílmica, contamos con muchos testigos, que detallan que fue el que más le pegó en el piso y le daba puntapiés en la cara con bronca (…) para Luciano Bonamaison, su intención, por la forma en que le pagaba, era matarlo, mientras lo arengaban: ‘Maten al negro de mierda’”.

Además, trajo a colación la prueba pericial que comprobó que la zapatilla de Thomsen se correspondía con una de las marcas en la cara de Fernando Báez Sosa.

El fiscal acusó a Lucas Pertossi en los mismos términos que al resto de los imputados. “Es la persona filmando dentro de Le Brique y que filma el inicio del ataque de Fernando”, dijo y continuó: “Hubo entre ocho y diez segundos que estuvo al lado de Fernando. En los dos primeros segundos se lo ve a Lucas Pertossi en el lugar donde le están pegando a Fernando (…) Lucas lo tiene entre ocho y diez segundos de frente. Es imposible que no le haya pegado”.

Después, subrayó: “Lucas Pertossi, además de pegarle a Fernando, libera la zona a los efectos de que el ataque se pueda realizar”.

Respecto de Enzo Comelli, Dávila dijo que, desde atrás, le propinó un golpe de puño a Fernando. Como consecuencia de dicha agresión, la víctima cayó al piso, casi inconsciente.

“En la audiencia se acreditó con una certeza total que Fernando fue golpeado por Comelli y por Ciro Pertossi, que venía de espaldas de manera totalmente simultánea”, aseveró y agregó que, al igual que todos, evitó que la víctima fuese auxiliada.

“Me voy a referir ahora a Blas Cinalli, quien también participó de carácter de coautor y tuvo el codominio del hecho”, expuso el fiscal Juan Manuel Dávila. Consignó que una grabación lo muestra frente a Fernando Báez Sosa, quien se encuentra arrodillado en el piso. La misma escena había sido ya descrita meses antes por el testigo Bidonde.

“No hay ninguna duda de que Blas Cinalli le pegó a Fernando Báez Sosa”, afirmó el funcionario, que citó un estudio de ADN, más precisamente un hisopodo sobre el dedo meñique izquierdo de la víctima dodne se halló un perfil genético compatible.

Para desacreditar que estaba borracho, como dijo Cinalli cuando declaró, el fiscal Dávila sostuvo: “Se lo ve en todos los videos posteriores de la causa en perfectas condiciones”.

A su tiempo, Dávila habló sobre la participación de Luciano Pertossi en el crimen. “Él también participó en carácter de coautor y tuvo el codominio del hecho”, dijo y volvió a basarse en el testimonio de Filardi, quien lo reconoció como una de las personas que le pegaban a Fernando cuando estaba en el piso. Además, un testigo dijo que Pertossi “le pegaba a todo el mundo que se cruzaba a los efectos de que la zona quedara la liberada”, para que nadie pudiese acercarse a defender a Fernando.

Respecto de Matías Benicelli, Dávila también habló de “codominio del hecho” y afirmó que la primera a persona que lo sindica es Alejandro Múñoz, el jefe de seguridad de Le Brique. “Lo ubica por el rodete que tenía”, explica.

“Muñoz hace referencia que estando arrodillado Fernando, Benicelli le propina una patada y después de esa patada no se levantó más, y sí continúan los agresores propinando patadas y golpes de puño en el suelo”, indicó y agregó: “En las tres prendas de vestir que usaba Benicelli tenía material genético de Fernando Báez Sosa. Más precisametne, sangre”.

Asimismo, dijo que testigos observaron cómo Benicelli le dio varias patadas en el piso a Fernando y arengaba para que le siguieran pegando: “A ver si le siguen pegando al negro de mierda”.

“Al igual que Viollaz, Ciro Pertossi tuvo codominio del hecho”, prosiguió Dávila. Después, recordó el testimonio de Lucas Filardi, amigo de la víctima, quien afirmó que Pertossi le pegó una piña muy fuerte en la cara a Fernando que lo hizo caer al piso.

El fiscal también nombró a Tomás Bidonde, quien señaló a Ciro como quien le pegó patadas en el piso a Fernando. “No solo agredió a Fernando, sino también a todas las personas que querían auxiliarlo”, añadió y recordó que poco después “con su mano izquierda se limpia los nudillos de la mano derecha y con el uso de su boca también se limpia sus manos”. También consignó que “en el pantalón de jean utilizado por Ciro Pertossi se encontró sangre de Fernando Báez Sosa”.

Finalizado el cuarto intermedio, se reanuda la audiencia. Dávila expone sobre la coautoría del hecho. “Voy a iniciar con Ayrton Viollaz. Tuvo el codominio del hecho, esto es, la posibilidad de emprender, proseguir y detener el curso causal del delito”, sostuvo.

Dijo que según un testigo, identificado como Santiago Corbo, la función de Viollaz “fue vital”. Fue quien “dio la señal del inicio del ataque”. “Se encontraba ubicado entre Fernando y los amigos, evitando mediante agresiones verbales y físicas que se le acercaran”, detalló y exhibió diversas filminas a modo de prueba.

“Señores jueces, ¿alguna duda cabe de que si Viollaz no hubiese estado en ese sector los amigos pudieran haber arribado al lugar donde se econtraba Fernando y de esta manera auxiliarlo y evitar que lo maten? De ninguna manera”, sostuvo el fiscal y aclaró: “Ahora bien, voy a hacer referencia de que no hay ninguna duda y se acreditó con el grado de certeza positiva de que Viollaz agredió a Fernando”.

El fiscal García concluyó su exposición y Juan Manuel Dávila se prepara para tomar la palabra. Antes, se hizo lugar a un cuarto intermedio de unos 10 minutos.

García realizó una crítica a los médicos forenses Juan José Fenoglio y Jorge Velich, los peritos presentados por la defensa, quienes en su declaración como testigos cuestionaron la autopsia. “Fue poco serio el informe técnico de los médicos”, aseveró.

Después, manifestó: “Creo que no hay ninguna duda de lo que dijeron los testigos sobre la forma en que golpearon Fernando Baez Sosa y la cantidad de patadas. El dolo está demostrado (…) Una persona de 18, 19 años, tiene un poder al patear, que si pega una patada en la cabeza, si le pega varias, no tengo ninguna duda de que tiene intención de matar. Si lo continúa haciendo no hay ninguna duda, Hasta tiene poder más vulnerante que hacerlo con un arma de fuego”.

Y completó: “Sin ninguna duda que hay intención de matar (…) Hubo múltiples golpes en la cabeza y en el torso que constribuyeron a darle muerte a Fernando. Nosotros complicamos las cosas tratando de determinar cuál fue la que mató. No, señores jueces, todas constribuyeron. Acá hubo un concurso premeditado de dos o más personas que se pusieron de acuerdo para matarlo y eligieron esas manera (…) No hay posibilidad de la figura de riña. Para que haya riña tiene que haber dos grupos peleándose. No hubo pelea, no hubo dos grupos, hubo un solo grupo que le pegó a Baez Sosa”.

Al referirse a los momentos del ataque que no quedaron grabados, el fiscal García preguntó: ”¿Qué habrán hecho en la parte no filmada los imputados?”.

Seguidamente, conjeturó: “Todos le pegaron a Fernando. Hay cinco que terminan pegados a Fernando. Lucas Pertossi, Ciro Pertossi, Enco Comelli, Viollaz y Benicelli. El sentido común, ¿qué pueden haber hecho? Fueron todos, lo golpearon brutalmente”.

Luego, lanzó: “Nunca en mi vida vi que quedara una marca así de una zapatilla. Nunca. Jamás. Si no fue una lesión grave, al menos fue el sello. El sello que dejó Máximo Thomsen en el rostro de Báez Sosa”.

“Los golpes a los amigos de Fernando eran para liberar la zona, para abrir el área”, siguió con su descrpición del hecho el fiscal García y agregó: “¿A quién había que liberarle la zona? ¿Quién era el ofendido? ¿Quién recibió un golpe en el estómago? Máximo Thomsen. Se lo ve cuando empieza el ataque (…) Cuando Lucas Pertossi viene filmando está atrás, esperando que sus compañeros le liberen la zona, que lo dejen a Fernando en el estado que estaba, noqueado, arrodillado, quizá inconciente”.

A continuación, sostuvo: “Yo no hablo de que Thomsen es el líder del grupo, pero ese día sí. Ese día el que se sintió ofendido fue él, por la forma en la que le pegaron”.

En su descripción del ataque a Fernando Báez Sosa, la Fiscalía sostuvo: “A Ciro Pertossi y a Máximo Thomsen se los ve todo el tiempo en el sector que le están pegando a Fernando”.

Además, afirmó: “Ayrton Viollaz sale del sector donde le están pegando a Fernando y se interpone a todo aquel que se quería acercar”.

Más tarde, agregó: “Todos se pusieron de acuerdo para matar a Fernando de esta manera. La mayoría empezó a pegarle y después se iban turnando y algunos cubrían. Los que no estaban cubriendo, venían a pegarle. En un momento, Fernando como que se quiere levantar y uno de los chicos que estaba con una camisa blanca y con rodete le pegó una patada en la cabeza. Ahí no se levantó nunca más Fernando. Después, siguieron pegándole”.

Después, remarcó: “No hubo roles, todos hicieron todo. Todos se pusieron de acuerdo para matar a Fernando de esta manera, todos lo golpearon (…) No se ve una sola mano que le hayan pegado los amigos de Fernando o el propio Fernando a los imputados. No hubo pelea”.

Sobre el momento del ataque a Fernando, García dijo: “Lo atacaron por dos flancos. Se me vino a la cabeza el croquis de la batalla de San Lorenzo (…) Ahí está la estrategia de cómo atacar sin ningún riesgo y aprovechando la situación de indefensión de Fernando”. Nombró cómo los agresores a Enzo Comelli y a Ciro Pertossi.

“Algunos de los testigos dijeron que fue un golpe de nocaut, que Fernando cayó, apoyó las manos y levantó la cabeza, y ahí vino un golpe o una patada. Blas Cinalli aparece en el video, casi por detrás de Pertossi y pasa por atrás Ayrton Viollaz, que está entre los primeros del grupo que atacaron a Fernando Báez Sosa”, continuó.

Luego, señaló: “Hay un testigo que dice que uno de los primeros que le pegó a Fernando cuando estaba caído fue Matías Benicelli. No me arriesgo a dar una certeza del 100%. Tiene ADN en una zapatilla, en una camisa y en pantalón de la víctima”.

Tras ello, el fiscal agregó: “Durante siete minutos acordaron matar a Fernando del modo que lo hicieron (…) Prepararon la estrategia para hacerlo. Fernando y sus amigos no tuvieron posibilidad de advertir que venían, no tuvieron la posibilidad de reacción”.

Por último, completó: “Y si faltaba algo para decir que esto fue orquestado, organizado… Es que hayan decidido filmar el inicio de la agresión, es como poner la frutillita del postre (…) “Filmaron el inicio porque después guarda el teléfono y continúa con a la agresión. Estoy hablando de Lucas Pertossi”.

“Consideramos que se trata de un homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas”, aseguró García y brindó los argumentos técnicos que sostienen dicha acusación. “Estamos hablando de que los imputados, siete minutos antes, se encontraban en la misma vereda y a pocos metros de Fernando (…) Y aunque la figura [de la premeditación] no requiere una planificación elaborada, en este caso hubo una estrategia o planificación de cómo iniciar el ataque”, argumentó, al tiempo que citó la correspondiente jurisprudencia.

“La prueba de la alevosía es, en primer lugar, el estado de indefensión de la víctima”, prosiguió el funcionario y mostró a través de grabaciones cómo los atacantes “despejaron la zona” para que pudiera producirse la agresión. “Los imputados no atacaron por un solo lugar, atacaron de varios flancos”, dijo. También basó su argumentación en los testimonios vertidos en las audiencias de las últimas semanas.

Los acusados escuchan los alegatos de la Fiscalía
Los acusados escuchan los alegatos de la Fiscalía

También con apoyo fílmico, el fiscal García relata cómo fue la salida del boliche de los acusados. “Vimos reiteradas veces que el hecho en que ocurrió el ataque a Fernando fue alrededor de las 4.44. Quiere decir que alrededor de siete minutos antes, todos los imputados se encontraban a escasos metros de Fernando y sus amigos (…) Acordando durante ese período de tiempo matar a Fernando, esperando el momento adecuado para hacerlo”, sentenció.

El defensor Hugo Tomei se quejó por la “edición” de algunas de las imágenes expuestas. Dijo que la incorporación del material era procedente en la etapa de testimoniales.

“Son exactamente los mismos videos. La única diferencia es que están colocados sincronizadamente y es una forma de hablar sobre la prueba”, se justificó el fiscal García.

“El apoyo fílmico de los alegatos es una metodología aprobada por el tribunal”, respondió la jueza María Claudia Castro, presidenta del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 1 de Dolores y siguió: “Hemos hablado antes del juicio que se permite el apoyo con imágenes y PPT. Estamos viendo videos que hemos visto todos”.

Respecto de la pelea dentro del boliche Le Brique que se dio poco antes del crimen de Fernando, García explicó que la víctima intercedió para separar y peleó con Thomsen. “Fernando le dio un golpe de puño en el estómago. Esto motivo lo que sucedió afuera, fue el móvil para que después mataran a Fernando. Pudimos ver cómo se puso Thomsen después de que pasara esto”, señaló.

El alegato es acompañado por fotografías e imágenes de video en las que se ve cómo Thomsen señala a alguien y hace un gesto amenazate. Luego, se observa la salida de todos los implicados del local bailable.

El fiscal García afirmó que los acusados planearon el ataque contra Fernando y dio por probado que lo mataron a golpes. “Lo atacaron por sorpresa y a traición”, sostuvo y agregó: “El hecho encuadra en la figura de homicidio doblemente agravado, por haber sido cometido con alevosía y con el concurso premeditado de dos o más personas, en concurso ideal con lesiones leves reiteradas -esto último en referencia a los ataques sufridos por los amigos de Fernando”.

Comienza la audiencia con los alegatos de la Fiscalía, integrada por Juan Manuel Dávila y Gustavo García. Los funcionarios hacen un relato detallado de cómo se sucedieron los hechos.

Alegatos del juicio de Fernando Báez Sosa: expone la Fiscalía
Alegatos del juicio de Fernando Báez Sosa: expone la Fiscalía

LA NACION pudo confirmar que el Servicio Penitenciario les secuestró los celulares Enzo Comelli y Blas Cinalli. Ambos son sospechosos de administrar una cuenta de Instagram que apoyaba a los acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa, entre los que se encuentran. La página estuvo activa hasta la mañana de este miércoles, cuando fue borrada.

Ya se encuentran en la sala los padres de los acusados. También está presente Tomás D’ Alessandro, amigo de Fernando Báez Sosa, que después de declarar como testigo presenció todas las audiencias.

El abogado de la familia de Fernando Báez Sosa, Fernando Burlando, anticipó sobre la jornada de hoy: “En primer término venimos a escuchar a la Fiscalía, que ha hecho un gran trabajo y hay que remarcarlo. Tanto [los fiscales] Juan Manuel Dávila como Gustavo García son ejemplos a seguir y creo que han preparado algo que va a ser novedoso e interesante y va a poder ilustrar al tribunal una gran síntesis de lo que pasó”.

Según el letrado, hoy se expondrán “los mismos videos” visualizados durante las testimoniales, los cuales, con una “intervención”, permitirán poner “en bandeja las imágenes”. ”Luego hay una pequeña recreación para mostrarle al tribunal nuestra postura acusatoria y en muchos casos va a surgir la mendacidad de los acusados”, indicó.

Más tarde, dijo que no considera posible que el tribunal se incline por la hipótesis de homicidio en riña, como se espera que plantée la defensa. “Hay mucha contundencia en cuánto a de qué se trata este asesinato, que fue salvaje y horroroso. A Fernando lo acorralaron y lo atacaron entre ocho. Planearon la situación, lo emboscaron. Están todos los puntos claros y se ve”, aseveró.

Finalmente, adelantó: “Es factible que pidamos falsos testimonios en el día de la fecha. Hay cuatro candidatos”.

El abogado Fernando Burlando
El abogado Fernando BurlandoDiego Izquierdo

Previo al inicio de la audiencia, el defensor de los acusados, Hugo Tomei, declaró: “Venimos a escuchar los alegatos de los acusadores. Mañana es nuestro turno, así que mucho más no tengo para decir. Será una jornada de escucha”.

Respecto de la posibilidad de que sus defendidos hagan uso de del derecho a las “últimas palabras”, manifestó: “No lo sé. Veremos qué nos depara esta jornada”. Y cuando le preguntaron sobre la decisión de tres de los imputados -Matías Benicelli, Ayrton Viollaz y Enzo Comelli- de no declarar en el marco de las jornadas precedentes, sentenció: “El silencio también es un decir”.

El abogado defensor de los ocho acusados, Hugo Tomei, llega a los tribunales de Dolores
El abogado defensor de los ocho acusados, Hugo Tomei, llega a los tribunales de DoloresDiego Izquierdo

En las inmediaciones del Palacio de Tribunales, la religiosa Martha Pelloni expresó en diálogo con los medios: “Venimos todos a escuchar los alegatos. Pedimos una Justicia ejemplar para que una sociedad con esta violencia, que empieza en la familia y termina en las instituciones, se pueda revertir”.

Tras ello, agregó: “No soy abogada, pero el veredicto tiene que ser ejemplar y confío en que lo va a ser”. Además, atribuyó el crimen de Fernando a “un problema de mala educacion desde la familia, la escuela y el deporte, por la ausencia de valores educativos”.

Con relación a la escasa cantidad de personas que podrán presenciar la audiencia de este miércoles, dijo: “El cupo es minúsculo, así que acompañaremos desde afuera a los padres de Fernando. Aún así estoy gozosa de haberlos visto y abrazado. A Graciela le regalé un rosario, para que le rece a la Virgen María; y una cruz a Silvino”.

A diferencia de lo sucedido en jornadas anteriores, los familiares de los acusados arribaron esta mañana a los tribunales de Dolores en una furgoneta blanca custodiada por personal motorizado de la Policía Bonaerense. La modalidad del traslado se habría definido luego de que en la última audiencia su salida se diera en medio de gritos e insultos.

En la audiencia de este miércoles solo dejarían ingresar a los familiares de Fernando Báez Sosa y de los ocho acusados y a los medios de comunicación. Estaría restringida la entrada al público.

En el marco de los alegatos, se espera que tanto los padres de Frenando Báez Sosa, Silivino Báez y Graciela Sosa, como los ocho acusados, hagan uso de su derecho a las “últimas palabras” frente a los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lazzari.

Las denominadas “últimas palabras” son una garantía prevista en el artículo 368 del Código Procesal Penal bonaerense, que establece que como último acto, el presidente del tribunal “preguntará a la persona imputada, bajo sanción de nulidad, si tiene algo que manifestar” y luego “cerrará el debate”.

Cabe recordar que durante la etapa de pruebas ya pidierdon declarar Lucas, Luciano y Ciro Pertossi, Máximo Thomsen y Blas Cinalli; mientras que Matías Benicelli, Ayrton Viollaz y Enzo Comelli optaron por no hacerlo.

Como familiares de la víctima, también estarán en condiciones de decir unas últimas palabras los padres de Fernando, aunque en su caso deberán solicitarlo sus representantes en calidad de particular damnificado. Se espera que así suceda y en caso de que la presidenta del tribunal, María Claudia Castro, lo permita, hablarán recién cuando haya finalizado su alegato el defensor de los jóvenes imputados.

Una vez que finalicen los alegatos y las últimas palabras de los acusados, los jueces del TOC 1 darán a conocer la fecha de la sentencia, que se prevé que será el 30 o 31 de enero.

Los ocho acusados, Máximo Thomsen (23), Enzo Comelli (22), Matías Benicelli (23), Blas Cinalli (21), Ayrton Viollaz (23), y Luciano (21), Ciro (22) y Lucas Pertossi (23), ya están en el Palacio de Tribunales de Dolores.

Uno por uno, quiénes son los acusados de matar a Fernando Báez Sosa
Uno por uno, quiénes son los acusados de matar a Fernando Báez SosaArchivo

El juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa entra este miércoles en su etapa de alegatos, en la que la Fiscalía, los abogados de la familia de la víctima y la defensa expondrán sus fundamentos con relación a las condenas y penas que se solicitarán para los ocho acusados.

Desde las 9, en la sede del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores la jornada dará inicio con la exposición de los fiscales de juicio, Juan Manuel Dávila y Gustavo García. Luego harán lo propio los abogados Fernando Burlando, Fabián Améndola y Facundo Améndola, representantes de los padres de Báez Sosa, Silvino Báez y Graciela Sosa.

Tanto el Ministerio Público Fiscal como los abogados del particular damnificado adelantaron que seguirán con la acusación con la que la causa fue elevada a juicio y en la que los ocho acusados son considerados responsables del delito de “homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas”, que prevé una pena de prisión perpetua; y “lesiones”, en relación a los ataque sufridos por amigos de Fernando.

Por su parte, mañana será el turno de la defensa técnica, a cargo del abogado Hugo Tomei.

Conocé The Trust Project





Source link

Compártelo:
 
 
      

Deja un comentario