Estos son los tratamientos de belleza que conseguirán quitarle diez años a tu rostro


No solo el paso de los años es el responsable de los signos del envejecimiento en nuestra piel. Otros factores también pueden influir como, por ejemplo, el estrés, la contaminación o la exposición a la luz azul o a los rayos solares. Cada día nos enfrentemos a una serie de enemigos que, poco a poco, van produciendo que nuestra piel se muestre más deteriorada y menos firme dando como resultado un aspecto más triste y cansado. Ante este panorama es normal que, más tarde o más temprano, busquemos una solución eficaz a través del uso de cosméticos o tratamientos de medicina estética.

Hoy en día la apariencia física no es solo algo superficial. Vernos bien nos hace sentirnos mejor, con más fuerza y vitalidad. Por ello, los especialistas no paran de investigar en nuevos tratamientos para recuperar la juventud. Ahora mismo la tendencia es buscar este objetivo de una manera más natural y menos agresiva y eso está dando como resultado procedimientos que consiguen retrasar el reloj biológico sin tener que recurrir a la cirugía.

¿Nos creerías si te dijéramos que es posible retrasar nuestro aspecto 10 años sin pasar por el bisturí? Pues esta idea, que podía ser una utopía hace unos años, hoy es toda una realidad. Desde THE OBJECTIVE te vamos a presentar dos tratamientos que lo consiguen de una forma segura y eficaz.

Cómo y por qué envejece nuestra piel

El Dr. Álvaro Sada, responsable de la Unidad Maxilofacial de Instituto Profesor Sada, nos explica a qué se debe el envejecimiento facial y cómo combatirlo sin perder naturalidad.

Mujer madura. (Fuente: Freepik)
Mujer madura. (Fuente: Freepik)

El envejecimiento del rostro viene dado por:

  • Pérdida de volumen: se produce una disminución del colágeno y de la grasa en algunas áreas del rostro.
  • Pérdida de elasticidad: hay un deterioro de la elastina y de la fuerza en los ligamentos faciales y se nota de forma más fuerte el efecto de la gravedad.
  • Daño por agentes exógenos: como pueden ser los rayos solares, el consumo de alcohol, componentes químicos…

El conjunto de estos factores produce el envejecimiento facial que se traduce en la aparición de arrugas profundas, una mirada con aspecto cansado, los pliegues nasoloabiales (a los que comúnmente llamamos códigos de barras), o las líneas de marioneta.  Ahí no se quedan los efectos de la edad en nuestra imagen. El Dr. Sada también explica que hay que sumar una pérdida de definición mandibular o la aparición de pliegues en el cuello, entre otros.

El Crownlift o la técnica de la corona

Lo primero que nos recomiendan los expertos en medicina estética es que debemos buscar tratamientos que se puedan personalizar en función de cada caso. De esta manera, podremos conseguir unos resultados más armónicos y naturales.

El primer tratamiento que busca recuperar la juventud nos viene de la mano de Clínica Dray. Se trata del Crownlift y su creador es el Dr. Simon Dray que dio con este procedimiento exclusivo cuyos resultados son muy parecidos a los de un lifting pero que evita el bisturí y todos los riegos que conlleva el ingresar en quirófano. Este protocolo busca redefinir las facciones para que muestren el mismo aspecto que una década atrás pero sin perder un ápice de naturalidad.

¿Cómo se consigue este resultado casi milagroso? Se lleva a cabo a través de microinfiltraciones en la zona del nacimiento del cabello. En este área se sitúa una corona de sustancias bioabsorbibles y biocompatibles, como los estimuladores de colágeno o ácido hialurónico reticulado, con el fin de tratar la pérdida de volumen y la flacidez. El secreto está en generar vectores tensores desde el nacimiento del cabello hasta el tercio inferior del rostro, tanto de músculo como tejido, para lograr la tensión necesaria que haga desaparecer las consecuencias de la edad con un resultado equilibrado.

Infiltración en la zona del nacimiento del cabello. (Fuente: Freepik)
Infiltración en la zona del nacimiento del cabello. (Fuente: Freepik)

Este tratamiento no es doloroso y, por ello, tampoco necesita anestesia. Aunque en algunos casos se puede llegar a aplicar una crema anestésica. Después, se puede complementar con HIFU (Ultrasonidos Focalizados de Alta Intensidad) en todo el rostro. Esta técnica, aplicada antes de las infiltraciones, consigue preparar la musculatura y el tejido lo que favorece que se remodele la fórmula del óvalo facial. Ésto se nota enormemente si queremos luchar contra la papada.

El resultado es un rostro más joven, natural y luminoso. Los efectos de este tratamiento se notan desde el primer día, aunque al mes es más preciso. Dependiendo de la persona, la calidad de su piel y su estilo de vida, puede tener una duración de entre 12 y 16 meses. Nada comparado a los 10 años que nos podemos quitar de encima. Su precio es de 490€, aproximadamente, y se recomienda a personas que ya hayan cumplido los 45 años.

El sistema ‘Liquid Lifting’

Como alternativa a la técnica de la corona, desde Clínicas Dray también nos recomiendan el llamado Lifting Líquido. Es un procedimiento novedoso, cero invasivo y muy efectivo para conseguir un rostro armónico. Este sistema está especialmente indicado para aquellas personas cuyo mayor problema es la pérdida de volumen y la flacidez.

A pesar de la extensa gama de tratamientos de medicina estética, lo que hace preferente al Liquid Lifting es que es una técnica de rejuvenecimiento facial mínimamente invasiva. Se basa únicamente en infiltrar distintas sustancias con el fin de lograr resultados naturales. Aunque no es un tratamiento doloroso, se puede aplicar una crema anestésica.

Resultados obtenidos con el lifting líquido. (Fuente: Clínicas Bellezzia)
Resultados obtenidos con el lifting líquido. (Fuente: Clínicas Bellezzia)

El lifting líquido es uno de los tratamientos que más éxito está teniendo en los últimos meses. «Consiste en devolver la armonia a los volúmenes y tejidos de la cara, sin cirugía. Previamente realizamos un diagnóstico y   análisis del rostro del paciente, de la mímica y proyección, ya que no todo el mundo tiene el mismo rostro y hay que saber las zonas dónde se debe devolver volumen o re-tensar tejidos”, detalla el doctor Sada.

La técnica se basa en el uso de principios activos a través de infiltraciones. La clave está en ponerse en manos de profesionales para realizar la combinación de infiltraciones de forma prudente y elegidos de manera personalizada para cada paciente. Los activos utilizados pueden ser el ácido hialurónico, perfecto si lo que queremos es recuperar el volumen perdido por el paso de los años; estimulantes de colágeno, cuyo fin es redensificar las zonas más superficiales del rostro, o los hilos tensores. Estos últimos son utilizados para reposicionar las áreas que han perdido firmeza y recuperar los volúmenes naturales.

Antes y después de un tratamiento Liquid Lifting. (Fuente: Clínicas Dorsia)
Antes y después de un tratamiento Liquid Lifting. (Fuente: Clínicas Dorsia)

Los resultados son visibles desde la primera sesión y, al igual que el Crownlifting, nos harán parecer diez años más jóvenes. Para mantener los efectos logrados, los expertos recomiendan volver a realizarse un lifting líquido dos veces al año. Su precio está en torno a los 750€ y se propone para aquellos pacientes que hayan cumplido ya los 45 años.

Una combinación de tratamientos

El lifting líquido se realiza mediante micro-inyecciones indoloras de varios viales que se planifican previamente  en diferentes sectores de la cara y en un tiempo determinado. Existe una planificación del tratamiento y, gracias a ello, no se produce un gran cambio de un día para otro. De esta forma el paciente va recuperando su juventud, su frescura y un rostro más descansado.

Tratamiento de medicina estética con infiltraciones. (Fuente: Freepik/ArtPhoto_studio)
Tratamiento de medicina estética con infiltraciones. (Fuente: Freepik/ArtPhoto_studio)

El Liquid Lifting ha sabido combinar lo mejor de distintos tratamientos para la piel. Así, recurre a las neurotoxinas miomoduladores, unas toxinas con nombre impronunciable que logran relajar el efecto de los músculos sobre la piel. De esta forma podemos prevenir o mejorar las arrugas faciales que se derivan de nuestros movimientos y gestos cotidianos. Para tener éxito, es fundamental conocer todos los músculos faciales de la expresión del paciente para lograr resultados seguros, reproducibles y simétricos.

Se utiliza el ácido hialurónico como relleno facial. Es un elemento que se encuentra de forma natural en el cuerpo humano y, el inyectado en el tratamiento, es muy seguro, temporal y puede ser retirado rápidamente si aparece algún tipo de complicación. Este ácido tiene una gran capacidad para atraer el agua por lo que produce una hidratación y un aumento de volumen en la piel con un aspecto muy natural.

Ácido Hialurónico. (Fuente: Freepik)
Ácido Hialurónico. (Fuente: Freepik)

Mediante el centrifugado de una pequeña cantidad de sangre del paciente se obtienen factores de crecimiento que estimulan la reparación de tejidos y la producción de nuevo colágeno. Al aplicarlo de forma subcutánea, se aumenta la calidad, firmeza y luminosidad de la piel. 

Con estos tratamientos se logra un rejuvenecimiento facial natural, poco invasivo, ambulatorio y no necesitan de un periodo de recuperación. ¿Qué más se le puede pedir?



Source link

Compártelo:
 
 
      

Deja un comentario