Empezar a correr a los 50: guía definitiva para comenzar de cero y transformar tu vida


¡El ejercicio físico es un gran aliado antiedad! ¿Has llegado a los 50 y nunca te has lanzado a calzarte unas zapatillas y salir a correr al parque?

En Pronto.es te lo ponemos muy fácil, porque te explicamos los trucos más efectivos con los que conseguirás disfrutar de este deporte, sin riesgos, ¡lograrás verte en forma!

Si estás en esta maravillosa etapa de la vida y has decidido empezar a correr, ¡enhorabuena! Aquí encontrarás tu guía definitiva para comenzar a correr a los 50 y descubrirás que el ejercicio físico puede ayudarte en esta etapa.

No importa si nunca has corrido antes o si tienes 45 años o más. Con la rutina y el plan de entrenamiento adecuados, podrás disfrutar de los beneficios de correr y mejorar tu salud física y mental.

¡A por ello!

¿Por qué empezar a correr a los 50?

Correr es una forma efectiva de ejercicio físico para personas mayores. No solo ayuda a mantener un peso saludable y a fortalecer los músculos, sino que también mejora la salud cardiovascular, la resistencia y el equilibrio. Además, correr puede ser una excelente manera de reducir el estrés y mejorar la salud mental.

Correr también es una actividad que puedes hacer a tu propio ritmo, lo que la hace ideal para aquellos que buscan empezar a correr desde cero a los 50.

Beneficios de empezar a correr a los 50

Algunas personas pueden pensar que correr a los 50 puede ser demasiado exigente para el cuerpo. Pero, la realidad es que los beneficios de correr a esta edad superan con creces los desafíos.

1. Salud cardiovascular

Correr regularmente ayuda a mantener tu corazón fuerte y saludable. También puede ayudarte a mantener tu presión arterial bajo control y reducir tu riesgo de enfermedad cardíaca.

2. Fuerza ósea

El ejercicio de peso, como correr, puede ayudar a prevenir la pérdida ósea que a menudo acompaña a la edad.

3. Salud mental

Correr libera endorfinas, conocidas como “hormonas de la felicidad”, que pueden ayudar a aliviar los síntomas de la depresión y la ansiedad.

4. Control del peso

Correr quema calorías y puede ayudarte a mantener un peso saludable, lo que es especialmente importante a medida que envejecemos.

5. Socialización

Correr puede ser una actividad social. Puedes unirte a un grupo de corredores, participar en carreras locales o simplemente disfrutar de la camaradería de otros corredores en tu ruta habitual.

¿Qué hacer antes de empezar a correr desde cero a los 50?

Antes de calzarte las zapatillas y salir a correr, es importante que te prepares adecuadamente.

Esto significa obtener la aprobación de tu médico, especialmente si tienes problemas de salud existentes, y equiparte con el equipo adecuado.

Un buen par de zapatillas de correr, ropa cómoda y una botella de agua son esenciales para cualquier corredor principiante.

Además, asegúrate de elegir un lugar seguro para correr, ya sea un gimnasio local o un parque bien iluminado. Además, considera correr en grupo para aumentar la seguridad y la motivación. En cuanto a la salud ósea, correr puede ser una excelente manera de mejorarla. Sin embargo, asegúrate de hablar con tu médico antes de comenzar cualquier nuevo plan de entrenamiento.

Correr a los 50 no tiene que ser un desafío. Con el plan de entrenamiento adecuado y algunos ajustes, puedes comenzar a correr y disfrutar de los beneficios de este ejercicio físico.

¡Así que calza tus zapatillas y prepárate para transformar tu vida a los 50 y más allá!

¿Cómo hacerte un plan de entrenamiento si eres principiante?

Una vez que estés listo para comenzar, necesitarás un plan de entrenamiento adaptado a tus necesidades y habilidades.

Este es un ejemplo de una rutina para empezar a correr a los 50:

1. Semana 1-2

Comienza caminando durante 30 minutos al día, 5 días a la semana. Esto ayudará a preparar tus músculos y articulaciones para el impacto de correr.

2. Semana 3-4

Introduce pequeñas sesiones de trote en tus caminatas. Camina durante 5 minutos para calentar, luego alterna 1 minuto de trote con 4 minutos de caminata durante el resto de la media hora.

3. Semana 5-6

Aumenta el tiempo de trote. Ahora, intenta trotar durante 2 minutos y luego caminar durante 3. Sigue alternando durante la media hora.

4. Semana 7-8

Ahora, intenta trotar durante 3 minutos y caminar durante 2. Continúa alternando durante 30 minutos.

5. Semana 9-10

Aumenta el tiempo de trote nuevamente. Intenta trotar durante 4 minutos y luego caminar durante 1. Sigue alternando durante la media hora.

6. Semana 11-12

Ahora deberías poder trotar durante toda la media hora. Pero no te preocupes si aún necesitas tomar algunos descansos para caminar. Lo más importante es escuchar a tu cuerpo.

Recuerda que este plan de entrenamiento es solo una guía. Si sientes que necesitas más tiempo en cada etapa, no dudes en adaptarlo a tus necesidades. Lo más importante es que disfrutes de la experiencia y evites lesiones.

Consejos para comenzar a correr a los 50

Correr a los 50 puede ser una experiencia enriquecedora y gratificante. Sin embargo, hay algunos consejos que pueden ayudarte a tener un comienzo seguro y efectivo:

1. Calienta y estira

Antes de cada sesión de carrera, asegúrate de calentar tus músculos con algunos estiramientos y una caminata rápida. Del mismo modo, enfría después de cada carrera para reducir el riesgo de lesiones

2. Mantén una buena postura

Correr con una buena postura puede ayudarte a respirar mejor y evitar lesiones. Intenta mantener la cabeza erguida, los hombros relajados y los brazos a un ángulo de 90 grados.

3. Hidrátate

Beber agua antes, durante y después de correr es esencial para mantener tu cuerpo hidratado.

4. Descansa

El descanso es una parte crucial de cualquier plan de entrenamiento. Asegúrate de tener días de descanso entre las sesiones de carrera para permitir que tu cuerpo se recupere.

Es importante recordar que todos somos diferentes, y lo que funciona para una persona puede no funcionar para otra. ¡Escucha a tu cuerpo y avanza a tu propio ritmo!

No te desanimes si no puedes correr tanto o tan rápido como quisieras al principio. La perseverancia es la clave. Mantén tu plan de entrenamiento y pronto verás mejoras.

Además, recuerda que correr es solo una parte de un estilo de vida saludable. Una dieta equilibrada, dormir lo suficiente y mantenerse hidratado son igualmente importantes.

Así que, ya sea que tengas 45 años o más, nunca es tarde para empezar a correr. Con la actitud correcta y la rutina de entrenamiento adecuada, puedes descubrir que correr no solo es un excelente ejercicio físico, sino también una forma de disfrutar de la vida y mantener la juventud.

¡Así que no esperes más! Ponte tus zapatillas de correr, y descubre por ti mism@ por qué tantas personas han decidido comenzar a correr a partir de los 50.

¡Prepárate para sentirte más saludable, más fuerte y más vivo que nunca!

No te pierdas, cada día, los nuevos temas de Belleza que más te interesan en la web de tu revista Pronto… Cabello, cuidados de la piel y del cuerpo, adelgazamiento, maquillaje… ¡Todo lo último en Belleza y las ideas más prácticas en nuestra web!



Source link

Compártelo: