El mar en la poética de Juan Paredes Carbonell

[ad_1]

Juan Francisco Paredes Carbonell (Salpo, 1936 – Trujillo, 01.02.23.) En poesía, ha publicado Biografía del amor sin nombre, Balada de la mujer y los jardines, Meditaciones de un oso caminante, Canto a las madres de todas las edades, El pez y la espada, Versos del amor pueril, La familia Sagrada, entre otros libros de creación, ensayos y compendios.

PUEDE LEER: El trotamundos en Nuevo Chimbote y otras narraciones

Antecedentes

Desde “Biografía del amor sin nombre” (1963), en su obra evidencia constante temática del mar, estilo lírico y coloquial. Canta y expresa su angustia, el vacío y la soledad en un mundo no siempre propicio al amor. Luego, en “El pez y la espada” desarrolla más ampliamente la temática marina. Últimamente en “La Sagrada familia”, también hay poemas alusivos al mar. Resumiré mi opinión sobre “El pez y la espada”, teniendo en cuenta lo escrito por Gastón Bachelard: “Una poética del agua, a pesar de la variedad de sus espectáculos, tiene asegurada su unidad. El agua le sugiere necesariamente al poeta una obligación nueva: la unidad de elemento”.

El pez y la espada

En este libro de mayor recurrencia marina, impera el amor al mar mediante sonetos con rima consonante. El esquema estructural es clásico por cuanto, sin proponérselo, según va desarrollándose, se distinguen: introducción, desarrollo, clímax y desenlace. Los poemas son consecutivos y en disposición lineal aparece uno detrás de otro hasta el final. Está conformado por tres partes: “El cielo, el mar y sus tormentas”, “Entre el mar, el cielo y tú”, y “Tendido junto al mar”.

VER MÁS: Vargas Llosa y sus días en Moscú

El cielo, el mar y sus tormentas

Esta sección está conformada por 15 poemas alusivos a “Playas”: Huanchaco, Las delicias, Chimbote, Sol de Malabrigo, Sol de Pacasmayo y Salaverry (p. 58) .Cito versos de “Huanchaco”: Caballitos de mar, juncos salobres, /partiendo en dos las olas del mar/embarcación de pescadores pobres,/palacios de burbuja en pleamar.( p. 18 ). También se refiere a “Islas” formadas en diferentes procesos geológicos y corresponden a la actividad volcánica y/o sedimentaria y forman una plataforma territorial sólida. Tenemos a la “Isla Banca”: Las islas de huanayes y alcatraces, /Viejos fantasmas de piratas cojos, /Nos muestran a lo lejos sus enojos/Y son como dos pájaros mendaces (p. 22).

Asimismo, pone en valor a los animales marinos que respiran oxígeno disuelto en el agua con sus pulmones extraordinarios en su forma. La cantidad de especies que habitan en el agua es tan amplia que aún falta descubrir. Temas: Crepusculario, Caballitos de mar, Muymuy, Golondrina de mar, Focas, Paisajes, Dunas, Paisaje marino, Verano. Cito: Caballito de mar, salvaje y moro, /raro habitante en la mansión marina, /S tu jinete una sirena de oro/Sentado en su silla de opalina. (p. 27.)

Entre el mar, el cielo y tú

En el segundo apartado el poeta vuelve a los temas en modo de vida: Amor, El sol, la tarde y tú, El amor nuevamente, Amor crustáceo, Visión salina, Estertor, Amor marino I, Amor marino II, Olvido. En “El amor nuevamente”, este soneto en la segunda estrofa identificamos a una confesión de parte: Hay sí el poeta que de cerca al mar/proclama versos de un amor ya muerto, /versos de amor, de este amor incierto, /que voy sintiendo nuevamente hinchar (p. 38).

LEER AQUÍ: Pasa el tiempo: la reflexión poética de Jorge Ruiz Tejedo

Tendido junto al mar

Son 04 fragmentos ordenados con números romanos. De buen ritmo interno del poema. Se identifican anáforas. Leámoslo: Te veo como te veo:/ Mar, ola encrespada y cielo,/gaviota en alzado vuelo/y estremecido aleteo./Te veo como te veo:/Luz, ritmo, canción, poema,/escritura, teorema (pág. 48). Con calidad ha escrito los poemas signados con los números II, III, IV, sobre organismos acuáticos generalmente de tres amplios grupos: plancton, necton y bentos. El plancton son pequeños organismos acuáticos que no pueden moverse por sí mismo.

El pez y la espada

Esta última sección, que justamente da título al poemario, está conformada por sonetos que sintetizan el mensaje en imágenes de continentes marinos. No olvidar al Océanos Atlántico, Pacífico, Índico, Boreal y Austral. En el poema “Océano”: Criaturas del más raro parecido, /monstruos de paraciencia infernal:/sus aletas son dagas de metal;/sus dientes clavijeros maldecido. /(p. 59). “La sinestesia” como figura retórica, da atribución de una sensación a un sentido no correspondiente: El bramido del mar, sordo y tremante, /cuando tarde la noche en la mareala nota sube de su melopea, /yo me siento un extraño pez gigante (p. 60). “Ecocidio” se basa en un concepto que desde 2021 ya tiene una definición jurídica. Se entiende así a actos ilícitos que causen daños al medio ambiente. Es decir, afectan a la ecología. Así lo indica en el terceto último del soneto Ecocidio dedicado al Dr. Arnaldo Estrada Cruz: “Los pájaros del cielo, mar y viento, /que por candor cayeron a la alfombra/del agua poluta y ya contaminada” (p. 61).

LEER AQUÍ: Después de una década: antología la huaca es poesía

Epílogo

Juan Paredes Carbonell no solo habló de fraternidad, también la practicó ante los colegas poetas a quienes les dedica sentidos sonetos “Capitán de luz” (a Erasmo Alayo): Ha muerto el poeta. Viva el poeta/Viva el mar, las olas, la gaviota, /el sodio marino, el vaivén del verso, /(p. 65). “Peregrino” (a Rogelio gallardo): Ha rugido el mar de doloroso espanto, /la tierra se quebró en grumoso largo llanto;/Rogelio Gallardo, el poeta hermano, ha muerto (p. 66).

LE PUEDE INTERESAR

[ad_2]

Source link