El legado de Virginia Woolf en la moda: de escribir en su ‘habitación propia’ a ser parte de Dior



    “Por vanas nimiedades que parezcan, la ropa tiene, dicen, funciones más importantes que la de mantenernos abrigados. Cambia nuestra visión del mundo y la visión que el mundo tiene de nosotros”. Con estas palabras definía Virginia Woolf en las páginas de la que fuera una de sus novelas insignia, Orlando (1928), su visión de la moda. Como todo lo que ella planteaba en cada uno de sus textos, la que fuera la mujer más destacable del círculo londinense literario de Bloomsbury exploraba la ropa como una forma de ejemplificar la relación entre el exterior y el interior, lo que es natural de cada ser humano y lo que, al contrario, nosotros mismos creamos como realidades paralelas que conviven con nuestros comportamientos más primitivos. Pues la moda, para Virginia, no era más que una forma de poder, una vía mediante la cual crear un personaje con el que identificarse de cara al resto. Ella, desde luego, tenía el suyo.

    La escritora manifestó en otras ocasiones su afán por la moda. Lo hizo a propósito de La señora Dolloway (1925), en el cuento que escribió un año antes, El vestido nuevo (1924), cuando resaltó con ímpetu el vestido de corte sirena verde de su protagonista, Clarissa Dolloway. Era una historia que hoy podría estar a la orden del día, ya que este personaje estaba realmente preocupado por la importancia de lo que vestía y las opiniones que sus estilismos podían generar. Una visión modernista en la que Woolf jamás llegaría a imaginar la importancia que hoy tendría ese análisis en un contexto social marcado por la imagen y las redes sociales. Pero también, en la afamada obra confesó su interés por explorar todo lo que se encuentra detrás de un estilismo (“mi amor por la ropa me interesa profundamente, solo que no es amor, y eso es lo que debo descubrir”). Y es que si algo queda claro es que la británica, más allá de tener un gran afán por explorar sociológicamente la moda en sus textos, lo hacía en sí misma, luciendo prendas que han trascendido con el paso de los años y que todavía hoy guardan hueco en nuestros armarios.

    This content is imported from {embed-name}. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

    virginia woolf moda

    adoc-photosGetty Images

    Contó en alguna ocasión sentir especial predilección por los pantalones, pero como hemos podido conocer a través de las fotografías que han trascendido de la autora, también era fiel seguidora de las camisas de cuello bobo, los cárdigans, las lazadas al cuello, los tacones anchos y bajos, los abrigos peluche o las americanas. Si hubiera que designar un peinado con su nombre, el recogido en moño sería el suyo. Porque Woolf tenía el mismo interés por explorar ese mundo interior de la moda, como su reflejo. Y lo hacía incluso con su propia imagen. Sus conclusiones, desde luego, se quedan en su habitación propia; pero las que se han hecho sobre ella y su estilo, en cambio, han despertado gran interés entre las firmas de lujo que no han hecho más que homenajear a la británica lanzando colecciones inspiradas en su figura. Las referencias son casi incontables, pero entre las más destacadas podemos enumerar como una de las primeras de las más contemporáneas a Burberry.

    virginia woolf moda

    Photo ResearchersGetty Images

    Todas las veces que la moda honró a Virginia Woolf

    Burberry: otoño/invierno 2016

    burberry virginia woolf

    CatwalkingGetty Images

    La marca, que comparte país de origen con Woolf, tomó como punto de partida Orlando. Siguiendo a su protagonista, un poeta aristócrata que se despierta un día siendo mujer y que vive durante muchos siglos, Burberry presentó en 2016 su colección de otoño/invierno tomándole como inspiración. De hecho, regaló a todos los asistentes ese mismo libro. En esa misma pasarela una narrativa acorde con la obra: detalles isabelinos y volúmenes, mangas exageradas, vestidos camiseros, capas y gabardinas genderless.

    El Metropolitan Museum of Art

    virginia woolf su influencia en la moda

    Taylor HillGetty Images

    Años más tarde, en 2020, la fecha en la que el mundo vivió una de sus situaciones más dramáticas, el MET decidió que la escritora sería la base para celebrar la exposición anual a la que nos tiene acostumbrados y su MET Gala. La denominó About Time: Fashion and Duration, y versó sobre una temática disruptiva que, como desde la propia institución dijeron, tenía a Virginia Woolf como “narradora fantasma”. La gala no se pudo celebrar por la Covid-19, pero la exposición abrió sus puertas y repasó la moda desde 1870 hasta ese mismo año. Un análisis cronológico que situó a Woolf como referente, encabezándole como referente indiscutible en la evolución de la industria.

    Fendi: primavera/verano 2021

    fendi virginia woolf

    Victor VIRGILEGetty Images

    Tan solo un año después, cuando ya todo parecía volver un poco a la normalidad, Fendi sorprendió con un espectacular homenaje a la autora en la Semana de la Moda de París (con el desfile en el que subió a Demi Moore a su pasarela). Orlando y su perspectiva de género fueron, una vez más, los soportes sobre los que Kim Jones mostró una colección andrógina y renacentista, de indudables guiños a la moda de los años 20. Tan solo meses más tarde, la misma casa italiana lanzaría The Fendi Set: From Bloomsbury to Borghese, un libro con fotografías de Nikolai Von Bismarck y modelos posando con la colección de primavera/verano 2021, inspirada en Woolf.

    Dior: primavera/verano y otoño/invierno 2021

    virginia woolf influencia moda

    Victor VIRGILEGetty Images

    También Dior quiso honrarle y lo hizo tanto en su colección de mujer de primavera/verano 2021, como en la siguiente de otoño/invierno del mismo año. Sabido es que su pasión por el círculo de Bloomsbury forma ya parte de su ADN. En la primera de estas presentaciones tomó la visión de Woolf y a Susan Sontag como referencia y presentó una serie de prendas en las que pudimos ver el poder el bordado conjugado con piezas asociadas a la moda masculina. En la segunda, incluso la escenografía tuvo el mismo storytelling, ya que la firma colaboró con la artista Eva Jospin para llenar las paredes del espacio sobre el que desfilaron las modelos de paisajes bucólicos inspirados en La habitación propia.

    El legado de Virginia Woolf no solo ha trascendido a nivel literario, sino que además como podeos comprobar ha sido, es y todavía promete seguir siendo una de las máximas referentes de la moda. A su nombre todavía le queda mucho eco.



Source link

Compártelo:
 
 
      

Deja un comentario