El jardín de Moneta, versos entre ritos, divinidades y erotismo


Araceli Amador (Ciudad de México, 2000), tras dos años de la publicación del elogiado poemario Sirenas de cuarzo, da a conocer El jardín de Moneta (Editorial Verso Destierro, 2023): cuaderno donde cada versículo apela a consumaciones de ritos que devienen en tributos a la divinidad femenina. Por sus folios transitan cifras de Diosas (Meridiana, Oriana, Septriona, Moneta…), enclavadas en un espacio pretérito, ancestral, sugerente y, sobre todo, mágico: el asombro entretejido en los vaivenes de cabotajes interpuestos: ensueños de alquimias y lloviznas memoriales.

El jardín de Moneta hace referencia a un templo romano del cual no hay ningún vestigio, ermita dedicada a Juno (Hera en la mitología griega). En las áreas del lugar se encontraba la casa de acuñación de moneda (moneta, en latín), lo cual deriva en que Juno era también la guardiana del dinero. Entrego un cuaderno arropado en simbolismos, en alegorías: el mismo jardín es una metáfora abarcadora de sentidos múltiples en la influencia de Dios creador del ánimo humano”, comentó a La Razón Amador.

¿Salto en la búsqueda propia de la palabra poética ya vislumbrado en su primer libro? Después de observar que los rayos de Saturno esgrimen la estructura capitalista actual, pensé que sería interesante concebir una sociedad acuática, en donde el poder pasara a una Diosa, me parece que mi primer libro era un pequeño vestigio de lo que surgiría un par de años después, este jardín.

¿Enlaces de distintas figuraciones que dialogan con el erotismo desde lo irónico? Éste es un libro ‘malicioso’, con varias capas, concebido para las distintas miradas de los lectores. Sí, se conjuga la lectura simbólica con otra que se da a través del erotismo y el sutil y velado humor de los textos.

Siempre me he sentido atraída por el erotismo sugerente, sutil y elegante

Araceli Amador, Poeta

¿Estrofas de sugerentes comuniones eróticas? Siempre me he sentido atraída por el erotismo sugerente, sutil y elegante, por ello pretendo suscribir textos que vayan sobre esa línea con la ayuda de verbos y vocablos que produzcan cierto deleite al ser pronunciados. La carga simbólica, insisto, aquí despierta reacciones sensoriales cuando la voz poética, por ejemplo, despliega reflexiones sobre el humor de las flores y de la miel. Hay un halo de misterio en el trenzado del cabello, los ilumines de un candil, la transparencia del agua o los ecos de las aves.

¿Juno, una deidad emparentada con el Dios de las festividades y del vino, Dionisio? Claro, la Diosa también se transforma, es una niña, una mujer y una anciana, una especie de trinidad que tiene como esencia lo dionisiaco.

¿Referencias al sexo en diálogo con la ‘potestad’? El sexo y el poder dotan al libro de movimiento, hacen que los poemas transiten de manera circular, en la pretensión de que logren ‘dar la vuelta’: el verso mismo como un retrato, cuestión que se aprecia en el poema “El imperio de la muñeca calva”, en donde los ancianos se ven empapados por la lluvia dorada de una joven.

¿Juno, también Diosa de la Memoria? La vida está llena de símiles: la moneda se convierte en Moneta, por eso escribo: “Solo el sabio tiene la certeza de que nada le pertenece, ella se entrega al delirio del que nunca buscó poseerla”. Amor y el intercambio monetario, una forma de concebir la vida con desprendimiento. Cierto, Moneta/Juno no sólo es la protectora del dinero, también es la Diosa de la Memoria: la humanidad fue parida por una mujer.

Manzano
​por Araceli Amador

Mi primer poema

lo publicaron en una pared

de la secundaria pública.

Se lo escribí

a la profesora de los ojos verdes.

Lo arrancó el intendente

y lo lanzó a una canasta

llena de frutos muertos.

Sabe a manzana con canela.

Mi primer poema

es un feto de Yocasta,

También es la hermana de Edipo;

la decencia de un pecado.

[…]

El jardín de Moneta

  • · Autora: Araceli Amador
  • · Género: Poesía
  • · Editorial: Verso Destierro, 2023



Source link

Compártelo: