El futuro de la belleza parece estar en manos de la tecnología y la IA


Se calcula que el mercado mundial de la belleza y el cuidado personal superó los 464 000 millones de euros en 2021, y se espera que alcance los 631 000 millones de euros para 2026.

La innovación a través de la ciencia y la tecnología permite a las marcas adelantarse a sus competidores.

Mehdi Moutaoukil, director del Área de Mercadotecnia y del Área Digital de L’Oréal para Oriente Medio, afirma que el mundo actual está impulsado por la tecnología y los datos.

“Durante la última década hemos digitalizado los viajes de nuestros consumidores, y esta tendencia continuará. Con el auge de la Web3 y el Metaverso, las posibilidades de la belleza son infinitas”, indica Mehdi Moutaoukil.

Esto permitirá a la empresa entrar en una era completamente nueva de creación, “no solamente de productos, sino también de dispositivos y servicios”, con el fin de mejorar la experiencia del cliente.

Los consumidores se inclinan ahora por productos que no se limitan a prometer resultados, sino que, además, están respaldados por la ciencia.

La compañía internacional del sector de la belleza CELLRETURN ha desarrollado, junto con científicos de la NASA, dispositivos con luz led que ayudan al rejuvenecimiento de la piel, y a combatir el dolor muscular y la caída del cabello.

La doctora Amanda Powell, directora general de Cellreturn en el Reino Unido y los Emiratos Árabes Unidos, señala que su tecnología permite que los rayos penetren 6 milímetros en la piel y sean absorbidos por la mitocondria de las células.

“La mitocondria es el centro neurálgico de la célula, crea trifosfato de adenosina, ATP, que es la energía de la célula. Así que, los rayos entran en la piel, crean ATP, y producen una serie de acontecimientos celulares que ayudan a rejuvenecer y reparar las células”, explica a Euronews.

Ouronyx ofrece tratamientos de cirugía estética facial. En la compañía han adoptado un enfoque holístico para la clínica, que se describe como un “espacio de belleza que combina arte, tecnología y ciencia”.

Las consultas iniciales incluyen un cuestionario médico, una prueba de personalidad y una encuesta sobre la propia imagen que una persona tiene de sí misma, junto con imágenes en 3D del rostro, que analizan con precisión las arrugas, la pigmentación y los niveles de volumen.

La doctora Halah Taha, médica estética en Ouronyx, afirma que los expertos pueden ver lo que un paciente puede necesitar o no. También puede ayudar en casos de dismorfia corporal y de deseo, en exceso, productos para rellenar diferentes partes del cuerpo.

“Hay muchas cosas que los clientes no pueden ver en el espejo. Así que, esta tecnología les ayuda a comprender mejor su proceso de envejecimiento, y ver cuáles son sus problemas, para que podamos elaborar juntos un tratamiento”.

En lo que respecta al maquillaje, muchas marcas utilizan ‘pruebas virtuales’ para mejorar la experiencia del cliente.

El proceso consiste en hacerse una autofoto con un teléfono inteligente y ver cómo quedaría cada tono de pintalabios, base de maquillaje, u otros productos.

Para muchos consumidores, esto hace que los cosméticos sean más accesibles, ya que pueden adaptar el color a su tono de piel.

En Dubái, Yves Saint Laurent Beauté lanzó una experiencia interactiva con perfumes. Mehdi Moutaoukil explica que se utiliza un dispositivo portátil para encontrar el producto más adecuado.

“Analizamos tus emociones con la tecnología, y las convertimos en una especie de recomendaciones, con respecto a los productos, para saber exactamente cuál es la fragancia ideal para que te sientas bien. Luego, puedes elegir entre tres fragancias”, señala el director del Área de Mercadotecnia y del Área Digital de L’Oréal para Oriente Medio.

En el futuro, parece que la belleza no estará solamente en los ojos de quienes observan, sino en manos de la tecnología y la inteligencia artificial que impulsan el sector.



Source link

Compártelo:
 
 
      

Deja un comentario