Corinna, en un banquete de moda en Nueva York con el modista de Isabel II y su sombrerera


Corinna zu Sayn Wittgenstein, más conocida en nuestro país como Corinna Larsen, ha asistido este lunes en Nueva York al tercer banquete anual de Objetivos Sostenibles ofrecido por Fashion 4 Development, plataforma global del sector privado creada por Evie Evangelou en colaboración con el ex secretario general de la ONU, Ban Ki Moon en 2011, comprometida con los Objetivos del Desarrollo de Sostenible de la ONU y con la intención de promover un cambio social positivo aprovechando el poder de las industrias de la moda y la belleza.

View more

Una cita que ha reunido a empresarios, líderes locales e internacionales y representantes de la moda como el alcalde de Nueva York, Eric Adams; el presidente de Malawi y la primera dama Lazarus Chakwera y Monica Chakwera; la presidenta del Consejo de Diseñadores de Moda de América Casandra Diggs; el que fuera modista real de Isabel II durante casi 15 años Stewart Parvin y la sombrerera de la monarca fallecida Rachel Trevor-Morgan. La velada ha incluido un tributo a Franca Sozzani, la emblemática directora de Vogue Italia, motivo por el que no ha faltado su hijo Francesco Carrozzini, fotógrafo de moda y de famosos que dio un giro a su carrera para convertirse en director de cine primero con Franca, Chaos and Creation, el documental sobre su madre fallecida en diciembre de 2016 y después con The Hanging Sun.

Y entre ellos, Corinna, acompañada por el empresario brasileño Marcelo Carvalho de Andrade. Reaparece en Nueva York después de las vistas preliminares en el Tribunal Superior de Londres para dilucidar si prospera o no la demanda y reclamación interpuesta por parte de la alemana contra don Juan Carlos. Viste para este evento de gala un conjunto formado por una falda midi con volumen confeccionada en un tejido de original estampado geométrico en blanco y negro y acababa en un gran volante, que combina con un top negro y cárdigan semitransparente. Un estilismo que remata, aparte de con unos pendientes de brillantes, con dos accesorios destacados: sandalias de tiras plateadas y bolso de mano satinado negro con el adorno de una flor de tul en beis.

Corinna le reclama 126 millones de libras (unos 146 millones de euros) por el supuesto acoso de Juan Carlos I hacia ella a través de terceras personas entre 2012 y 2020, tras negarse a devolverle los 65 millones de euros que le donó. Dado que el Tribunal de Apelación de Inglaterra y Gales reconoció la inmunidad del emérito, solo tendría en cuenta, en caso de que finalmente se juzgue, lo ocurrido después de la abdicación del rey en 2014.

La cuantía que le exige Corinna sería la indemnización por los costes del tratamiento médico de salud mental que recibió como consecuencia de la ansiedad y depresión que aquello le provocó, y la instalación de medidas de seguridad y servicios de protección que necesitó establecer para acabar con el acoso que asegura haber sufrido. En la primera vista de la demanda en Londres, el abogado que defiende al padre de Felipe VI, Adam Wolanski, que no cree que no seguirá adelante por falta de pruebas, reveló que Corinna había tratado de ponerse en contacto con la Casa Real española con la intención de lograr un acuerdo extrajudicial. El emérito niega haberla acosado o haber pedido a alguien hacerlo.



Source link

Compártelo: