Cómo hacer ejercicio si nunca tienes tiempo: 5 opciones


Para muchos mayores de 30, hacer ejercicio o dedicarle una hora a una rutina de entrenamiento –ya sea para mantenerse saludable o bajar de peso– puede verse como una imposibilidad. La oficina nos quita de entre 7 a 9 horas al día, le sumamos una o dos al posible traslado y tenemos que agregar las responsabilidades personales. Si eres padre, necesitas tiempo para tus hijos, o quizá sólo tienes que enfocarte en tus pagos y lo demás. Con esto, además de tu –esencial– tiempo de descanso, puedes quedarte sin tiempo para ejercitarse

Si lo vemos de esta forma, realmente parece casi imposible ejercitarse, sin embargo, esto no significa que no pueda haber tiempo en el que puedas activar tu cuerpo. A continuación te dejamos una lista de algunas opciones que puedes seguir si quieres ejercitarte pero no encuentras tiempo en tu agenda. 

Elimina 30 minutos de televisión

Sabemos que, a pesar de lo pesadas que pueden ser algunas vidas, aún existe tiempo para una serie o -peor- para toda una temporada en una sola noche. Aquí no es que no haya tiempo, sino que lo dedicas más a tu descanso.

No te culpamos, todos necesitamos descansar, sin embargo, puedes tomar 30 minutos de ese rato de televisión y activar tu cuerpo. De hecho, dependiendo tu rutina, puedes hacer las dos cosas al mismo tiempo. Moverte un poco mientras ves tu pantalla y no te pierdes de nada (aunque lo mejor es que te enfoques al máximo en tu rutina). 

Si lo piensas, 30 minutos no es demasiado, así que puedes intentar con cortar un poco al descanso. 

No pienses en el gimnasio 

Agregar el gimnasio a la agenda realmente puede ser imposible para muchos, sin embargo, esto no es necesario para ejercitarse. Existen montones de rutinas que se pueden hacer desde casa con o sin equipo extra que te pueden ayudar. Esto te ahorrará tiempo, dinero y podrás establecer una rutina de acuerdo al tiempo que quieras invertir. 

Puedes entrenar en tu casa. 

Getty Images

No te olvides de caminar (y mantenerte de pie)

Caminar puede ser un ejercicio suficiente para mantenerte saludable, y lo mejor es que puedes usar el momento de tu traslado a la oficina o a tu casa para hacerlo. 30 minutos puede ser suficiente y a eso le puedes agregar periodos en los que te mantengas de pie. Esto puede ser complicado si trabajas en una oficina y debes estar sentado pero trata de levantarte cada 30 minutos o una hora y caminar un poco. No es mucho pero no requiere que muevas tu agenda. 

Si tienes menos de 30 minutos… 

Digamos que lo más que puedes darle al día al ejercicio son 10 o 20 minutos. Para esto existen algunas rutinas de alta intensidad en cortos intervalos de tiempo que no te quitarán mucho pero que si exigirán demasiado de ti. Si no acostumbras a hacer ejercicio, puedes terminar con dolor o lastimado, así que se recomienda que empieces con otros ejercicios antes e ir subiendo de intensidad. 20 minutos pueden ser suficientes, pero puedes aprovechar 15 al máximo. 

Aprovecha los tiempos muertos

Digamos que te quedaste solo en casa por 30 minutos y no tienes nada qué hacer. Este tiempo puede ser valioso para activar tu cuerpo. 

En realidad cualquier momento “muerto” del día, en el que inesperadamente no tengas nada que hacer puedes hacer un poco de ejercicio. La clave está en acostumbrarse para aprovechar cada poco tiempo que se aparezca. 

Finalmente, si tu vida familiar es lo que impide que puedas hacer ejercicio, trata de insertar actividades al aire libre o que sean activadoras para incluir a todos y que el ejercicio sea diversión. 



Source link

Compártelo:
 
 
      

Deja un comentario